Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Botón de Pánico
.
Fotografía: Dreamstime
Compramos un nuevo dispositivo de seguridad para la secretaría en el lugar donde trabajaba hace algunos años. Es un botón de pánico. Un pequeño botón de plástico para el llavero que cuando se aprieta, pone sobre aviso a la policía quienes vendrían enseguida a nuestra oficina. Una de las características de ese dispositivo es que es silencioso. Cuando aprietas el botón, no hace ruido. Envía una señal al sistema de seguridad y notifica a la comisaría que en ese lugar hay un problema.

Un día, poco después de haber recibido el botón de pánico, mi hijo de 16 años de edad se sentó frente a la oficina mientras esperaba que yo terminara de realizar unos trámites. Se fijó en el botón de pánico y me preguntó qué era. Sin saber cómo se usaba, casualmente lo apretó. Como –aparentemente– no sucedía nada, se quedó tranquilo. Cerca de 15 minutos después, la policía llegaba al lugar. Un grupo de personas estaba reunida en otra de las oficinas y comenzaron a preguntarle a los oficiales si ocurría algo. Estaban confundidos y no sabían qué había sucedido. Poco después, unimos las piezas de la historia. Mi hijo no sólo estaba avergonzado, sino que tuvo que pagar de su propio bolsillo los gastos de aquella “falsa alarma”.

El Señor Responderá

Dios tiene un botón de pánico. No importa dónde estemos, por qué circunstancias estemos pasando, podemos apretar aquel botón silencioso y el Señor responderá.  Esa llamada de emergencia se llama oración. La Biblia dice: “En el día de mi angustia te invoco, porque tú me respondes” (Salmo 86:7).

Su llamada puede parecerle que sólo ha apretado un botón silencioso. Se preguntará si Dios puede oírlo. Tal vez no vea una respuesta inmediata. Pero usted puede confiar en la Palabra de Dios. Hay muchas historias en la Escritura que muestran la respuesta de un Señor que se preocupa por las personas necesitadas. Jonás llamó desde el vientre de una ballena. Pedro, el discípulo, llamó mientras estaba ahogándose entre olas gigantescas durante una tormenta. David llamó cuando estaba frente a Goliat.

¿Está afectado por el pánico? ¿Atravesando por una situación que parece querer tragarlo vivo? ¿Está soportando un problema inmenso, listo para aplastarlo? Llame a Dios en oración. Apriete el botón de pánico celestial. El Señor está ahí. Espere pacientemente, Dios responderá. Y usted no tendrá que pagar nada.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Curtis Rittenour. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ® 1999.



SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.