Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Las Pequeñas Cosas
.
Fotografía: Dreamstime
Era poco después de las 3:00 pm aquel viernes 25 de mayo de 1979. El gran avión DC-10 se deslizaba sobre la pista del aeropuerto O’Hare de la ciudad de Chicago. A bordo, 271 pasajeros y la tripulación. El clima era perfecto. Todos los pasajeros esperaban con ansias aquel fin de semana largo de Memorial Day.

Ya con la señal de partida, el piloto empujó la válvula de despegue. La gigante aeronave tomó velocidad y pronto dejaba la pista elevándose rápidamente. De repente, el motor izquierdo se soltó del avión, cayendo sobre la tierra. En segundos, el DC-10 chocaba sobre el campo a menos de una milla de distancia del final de la pista, matando a los 271 pasajeros a bordo y a dos personas que se encontraban por las inmediaciones.

¿Qué había fallado? Para algunos, puede parecer algo pequeño. Había una pequeña grieta en el tubo de apoyo del motor que lo hacía perder voltaje. El daño había sido causado por el descuido de ciertos procedimientos de mantenimiento. Sólo se trataba de pequeños detalles. Pequeñas cosas que a través de una revisión completa se pudo haber detectado. No fue un pequeño detalle para quienes murieron en el choque. Y, por supuesto, tampoco lo fue para sus familias cuyas vidas cambiaron para siempre.

Pequeña Desobediencia

Las así llamadas –cosas pequeñas–, son importantes. Si tiene dudas de esto, lea los primeros tres capítulos del libro Génesis en la Biblia. Fue algo pequeño –una acción de desobediencia aparentemente insignificante– de parte de Adán y Eva, las primeras personas que vivieron en este planeta, las que abrieron las compuertas del pecado y trajeron sufrimiento, enfermedad, dolor y muerte a nuestro mundo.

Nunca ignore la importancia de las cosas pequeñas. La Biblia, dice: “¡Piensen que con una pequeña chispa se puede incendiar un gran bosque! La lengua es como un fuego, un mundo de maldad. Es uno de nuestros órganos y contamina todo el cuerpo; y encendida por el infierno, prende fuego a todo el curso de la vida” (Santiago 3:6, NBD).

¿Se ha detenido a pensar que la suma de felicidad o miseria de nuestra vida está hecha de pequeñas cosas? Pequeñas palabras de aprecio, habladas o nunca dichas. Pequeños actos de bondad realizados o dejados de hacer.

Si usted le confía a Dios las pequeñas cosas de la vida, descubrirá que las más grandes vendrán solas. La promesa de Dios, es:  “Tú debes confiar en Dios. Dedícate a hacer el bien, establécete en la tierra y mantente fiel a Dios. Entrégale a Dios tu amor, y él te dará lo que más deseas” (Salmo 37:3, 4, TLA).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Bob DuBose. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de las versiones NUEVA VERSION INTERNACIONAL © 1999 y TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.