Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Aún no Llegamos al Hogar
.
Fotografía: Dreamstime
Estábamos totalmente perdidos. Sorprendentemente esta vez –por lo menos–, no sucedió porque iba con dos de los peores conductores que jamás hayan estado frente a un volante. Habíamos hecho un viraje equivocado, sólo uno y ahora no teníamos la menor idea en dónde estábamos ni cómo llegar a nuestro destino. Sabíamos exactamente dónde habíamos doblado erróneamente, pero no cómo regresar a la ruta correcta.

Tres horas después y más de quince llamadas telefónicas a nuestros amigos, teníamos un solo pensamiento en nuestras mentes: rendirnos. Cada persona que habíamos llamado nos dio su versión de cómo llegar a la playa y ninguna de las instrucciones surtió efecto. Las seguimos al pie de la letra, pero continuábamos perdidos. Frases como “mejor devolvámonos” y “no vale la pena seguir” comenzaron a predominar en nuestra conversación. Estábamos totalmente perdidos.

Hay situaciones que son similares, ¿no es verdad? La gente dice que el camino recto y angosto es difícil de seguir, pero también puede resultar difícil de encontrar. Como humanos, nos inclinamos a pensar que tenemos razón en lo que decimos; en los consejos que damos o los de aquella persona, y que ello nos hará llegar al Cielo. ¿Cómo sabemos que estamos en la ruta correcta? ¿Cómo llegamos a allá?

Llamemos a Papá

El tiempo seguía pasando y estábamos decididos a renunciar, hasta que mi amigo le dijo su hermano: “Chris, llamemos a papá.”

Detuvieron el carro a la orilla del camino y llamaron a su padre. El espíritu comenzó a levantarse en nosotros cuando él nos dio las instrucciones específicas de cómo salir de nuestro lío y retomar la ruta correcta. Dos minutos después estábamos en camino y luego de diez hermosos minutos, habíamos llegado al fin a nuestro destino. Nunca me pareció tan bueno pisar tierra firme. ¿Por qué no lo habíamos llamado antes para pedirle instrucciones de cómo llegar?

¿Por qué no lo habíamos hecho? ¿Por qué pensamos que otra persona nos dirá cómo encontrar el camino correcto en vez de seguir las instrucciones de Dios? Salmos 107:6, dice: “En su angustia clamaron al Señor, y él los libró de su aflicción.”

En esos hermosos minutos de viaje en camino hacia la playa, puse atención a la canción que sonaba a través de los parlantes del carro. Se relacionaba perfectamente con nuestra situación y me di cuenta que Dios nos acababa de enseñar una lección. Mientras Steven Curtis Chapman cantaba, decidí no olvidar jamás que “aún no llegamos al Hogar”. Es tan fácil olvidarlo, acomodarse a esta vida, a este viaje en carro y a todo lo que existe. Pero hay una maravillosa tierra firme, aquella que jamás hemos experimentado antes y que nos espera para llegar a nuestro verdadero Hogar:

“Aún No Llegamos al Hogar”

“Sé que habrá un momento,
sé que habrá un lugar
cuando veremos a nuestro Salvador
y nos fundiremos en Su abrazo.
Así que no nos preocupemos
ni estemos demasiado contentos.
Porque aún no hemos llegado al hogar,
aún no llegamos al hogar,
No llegamos al hogar,
así que continuemos el viaje.”

Existe una hermosa vida luego de este cansador viaje en carro; aún no llegamos al hogar. Así que continuemos viajando.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Raquel Levy. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.