Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Olvidando a la Bebita
.
Fotografía: Dmitry Naumov
Sigo olvidándola. A mi nueva bebita.

No ha ocurrido nada traumático aún, pero sigo olvidando que existe. Estoy manejando por los alrededores y de repente recuerdo que ella está sentada en su asientito. O, hablando con alguien, menciono que iré a cierto lugar con mis hijos –y ellos, dicen: “¿Pero no vas a llevar a Kira?” O cuando ella está durmiendo en el segundo piso y yo me encuentro en la planta baja y, de momento, ¡recuerdo QUE KIRA EXISTE! Lo peor es que he tenido sueños en donde me olvido de ella de verdad. O de haberla dejado accidentalmente en casa mientras he ido a cenar o algo parecido.

Desafortunadamente, esto no es un temor sin fundamento.

Cuando Jake era un bebito, vivíamos en Inglaterra. Un día, cuando era muy chiquito, fui a una tienda pequeña cercana, estacioné mi carro y caminé los 15 pasos que me separaban de la puerta. Compré lechugas, espárragos y tomates, pagué y caminé de vuelta al carro. A medio camino, ENTRÉ EN PÁNICO al ver que él allí estaba, durmiendo en su asientito. Había dejado a mi bebito dentro del carro.

Por suerte, el clima estaba fresco y estuvo encerrado solamente por unos 4-5 minutos. Pero estas son las cosas por las cuales la gente llama al Servicio Protector del Niño –y yo lo he hecho.

Impreso en Mi Mente

No estoy segura por qué me ocurre esto. ¿Será una mezcla de hormonas cerebrales post-natales que echan por tierra todos los paradigmas con la llegada de un nuevo miembro a la familia? Cualquiera sea la razón, es espantoso, y espero tenerlo tan impreso en mi mente ¡que no me vuelva a suceder!

Mientras tanto he descubierto un nuevo procedimiento a seguir. Antes de salir de casa o encender el carro, ¡comienzo a contar a mis hijos! (Mi esposo es asunto aparte, ¡y también lo olvido a él!)

Por suerte nuestro Padre celestial no tiene problemas en recordar a Sus hijos. Isaías nos dice que aunque lo acusemos de olvidarnos, Él siempre está ahí.

“Pero Sión dijo: ‘El Señor me ha abandonado; el Señor se ha olvidado de mí. ¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! Grabada te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes’” (Isaías 49:14-16).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Joelle Yamada. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.