Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Lo Mejor de la Casta
.
Foto: Andreas Gradin
Soy una amante de los perros. Así que, recientemente, cuando mis amigos me invitaron a que los acompañara a una exposición de perros, aproveché la oportunidad.

Salimos temprano el domingo porque el primer acontecimiento del International All Breed Canine Association (Asociación Internacional Canina De Todas las Castas) iba a comenzar con los perros de raza retriever. Los dueños debían verificar sus ubicaciones en el gran establecimiento deportivo y estar preparados para cuando los llamaran.

Mis amigos crían perros blancos de raza Golden Retriever. Su familia entera comparte las tareas y responsabilidades del negocio familiar. Los padres les han enseñado a sus hijas habilidades adicionales al permitir que aprendan cómo lograr que los perros se comporten apropiadamente frente a los jueces. Para calmar los nervios de las chicas, como también darle a los perros la oportunidad de familiarizarse con los sonidos y olores del edificio, los hicimos caminar alrededor de la circunferencia del estadio.

Algunos dueños tenían sólo un perro; otros, varios.

Aprendí que la mayoría de los dueños que estaban allí acumulan puntos, títulos y clasificaciones avanzadas por llevar a sus perros. Aprendí, además, que los jueces realizan una evaluación escrita de cada animal y una calificación de lo bien que se comporta este ante las reglas de la casta del “UCI”. Los comentarios, puntajes, premios y títulos de los jueces pueden aumentar el valor de un perro y hacer que su precio suba por cada honorario o semental.

Evaluando

En este día en particular, había cuatro círculos diferentes donde se estaría juzgando a las distintas castas. Seleccionamos un lugar cerca de la circunferencia número dos, mientras esperábamos. Exactamente a la hora planificada, el juez llamó los números de las bandas que los propietarios llevaban en sus brazos y los invitó a entrar a la circunferencia con sus perros. Luego fue el momento de la evaluación de las dos cachorritas blancas que las hijas de mis amigos estaban exponiendo.

Siendo que había solamente dos perritas en esa parte del programa, una de ellas sería evaluada compitiendo en contra de la perrita de la otra hermana para ver cuál de ellas se acercaba más al ideal de la casta.  Diamond ganó una medalla en la cinta y una nota del juez. Sophie, la otra cachorrita, recibió una tarjetita del juez, pero fue eliminada.

Debido a que Diamond saludó con su cabeza a los jueces en su primera evaluación, tuvimos que esperar hasta que llegara el momento de competir de nuevo con los demás cachorritos de su raza por el título como “Lo Mejor de la Casta”. Si la perrita seguía ganando tendría derecho a competir por el título “El Mejor de la Exposición”. Eso nunca ocurrió. Durante esa evaluación, se portó mal. Desgraciadamente, salió última y volvimos a casa.

Más tarde, mientras reflexionaba en mi experiencia con las niñas y los jueces debiendo determinar qué perro en el círculo era la representación de lo mejor de la casta, me alegré que Dios no se comporta de esa forma con los humanos. ¡No existe lo mejor de la casta, ni el mejor de la exposición! Nosotros somos juzgados debido a los méritos Suyos, no a los nuestros.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Carole Kilcher. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.