Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
365 Días
.
Fotografía: Lucian Coman
Al comenzar el año 2009, el pastor Dave Ferguson fue a la tienda Kinko’s con su vaso de Starbucks en la mano. Uno de los empleados bromeó: “Oiga, ¿y dónde está el mío?” Dave, respondió: “¿Qué deseas? ¡Yo invito!” Se fijó en otros dos empleados más, y también les hizo el mismo ofrecimiento. “¡Usted pensaría que se habían sacado la lotería!”, dijo. Luego, Dave escribió esta historia en Twitter recordándoles a los lectores que un pequeño acto de cortesía puede hacer la gran diferencia.1

Pero la historia no termina ahí. Cuando Scott Couchenour leyó acerca de esta experiencia, comenzó un grupo en FaceBook llamado el Club de los 365.2 La premisa del club era sencilla. Los que se unieron prometieron llevar a cabo 365 actos de cortesía durante el año 2009. En víspera de Año Nuevo, el Club 365 celebró su primer cumpleaños con el logro de 3,6 millones de actos bondadosos. Muchos miembros contaron sus experiencias.

Por Ejemplo:

Michelle: “Esperé hasta las 2:30 de la mañana y fui hasta el estacionamiento del edificio donde vivo. Busqué el carro más sucio que hubiera, lo lavé, lo sequé y dejé una nota sobre el parabrisas, que decía:

Hacer de este un Mundo Mejor, recompensa.

Deb: “No te puedo decir cuán bien se siente ir en medio del tráfico a la hora pico y dejar que una persona pase delante de mi carro.”

Steven: “Le saqué unos tornillos al Honda de mi amigo y se me metió una astilla metálica en un dedo. Aunque no me dolió tanto, el acto de bondad me hizo sentir mucho mejor.”

Louise: “Mi hija y yo haremos la diferencia en la vida de una niñita cuando hoy le llevemos una bolsa grande de ropa de invierno y algunos zapatos.”

Tina: “La semana pasada le di a dos desconocidos $4.00 dólares en la fila del supermercado, de manera que no tuvieran que pagar por sus comestibles. No fue mucho, pero ellos estaban agradecidos.”

Kelly: “Lavé gratuitamente en una gasolinera, los limpiaparabrisas de algunos carros.” 

Robin: “El otro día, en un DQ, mientras me iba, pagué por el pedido del siguiente cliente en la ventanilla de compra rápida. La cajera me miró como si yo fuera un extraterrestre.”

El Club 365 está repitiendo el desafío para el año 2010 a través de sus 9,989 miembros. Y ahora, yo soy una de ellos. La tarde misma del día en que me uní a ellos, me encontraba en la línea del supermercado con mi carro lleno de comestibles esperando pagar. Vi que detrás de mí había un hombre joven, con un solo artículo en su mano ­–un ramo de flores.

Y me acordé.

“¿Por qué no pasa delante de mí,” le ofrecí. “Sólo tiene un artículo que pagar y, yo, muchos.”

Me miró, impactado y me preguntó si estaba segura mientras se me adelantaba. Después de pagar, dijo: “Gracias. Me acabo de mudar del otro lado del país.” Sonrió y salió del supermercado.

Creo que Greg lo hizo bien cuando lo anunció: “Al final, pienso que concordamos en que las vidas que tocamos mientras estamos en la tierra, es lo que cuenta. Al final de nuestros días, no pensarás en aquella mesa antigüa que compraste en una baratura. Sospecho que las vidas que has tocado seguirán llenando de sonrisas tu rostro.”

Respond to this articleView Reader Comments
______________________________

By Nancy Canwell. Copyright © 2010 by GraceNotes. All rights reserved. Use of this material is subject to usage guidelines.

1 Dave Ferguson
2
Facebook 365 Day Club


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.