Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
No Más Niños Obesos
.
Fotografìa: Dreamstime
Usted debe haber escuchado decir que los norteamericanos están cada vez más obesos y que los adultos no son los únicos que luchan para controlar su peso. La obesidad infantil es una epidemia en desarrollo. Una investigación de la Inspección Nacional de la Salud y Nutrición, descubrió que la tasa de niños con peso excesivo ha aumentado de un 60 a 70 por ciento desde comienzos de los años noventa. De acuerdo a estudios recientes de la Asociación Norteamericana del Corazón, cerca de un tercio de los niños norteamericanos está con sobrepeso y uno de cada cinco es considerado obeso.

La evidencia muestra que la obesidad en los niños es más que un asunto cosmético. Los niños con peso excesivo y obesos comúnmente sufren de estima propia baja, de desórdenes de la ansiedad, del aislamiento de sus pares y de desórdenes alimenticios. Adicionalmente, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, informó que los niños con sobrepeso corren serios riesgos de salud, como sufrir de colesterol alto, de presión alta, de diabetes, de asma y de apnea del sueño. Las consecuencias de estos síntomas y enfermedades a largo plazo incluyen la inasistencia a la escuela y un desempeño académico pobre, así como el aumento en los costos por asistencia médica.

Muchos padres piensan que “esos niños gorditos” se derretirán mágicamente al ir creciendo. Pero los estudios indican que los niños que sufren de sobrepeso serán adultos con sobrepeso.

Sugerencias

Uno de los principales factores ligados al peso equilibrado es realizar ejercicio físico adecuado. Entonces, ¿cómo logra que sus niños dejen la televisión y los hace moverse? No siempre es una tarea fácil. Pero por su bien, es tiempo de tratar con seriedad el tema de la obesidad infantil y la inactividad física. He aquí algunas sugerencias para que comience a hacerlo:

Sea un ejemplo. Sus actos usualmente dictan el nivel de actividad de su hijo. Un número de estudios ha demostrado que cuando los padres son el ejemplo y animan a la actividad física, la diferencia en los hijos es significativa. Programe caminatas, paseos en bicicleta, juegos en el pasto o de natación, e insista que sus hijos participen. Los niños también pueden ayudar a cortar la yerba y a participar en proyectos de limpieza.

Planee actividades de grupo organizadas. Averigue qué actividades ofrecen en su área que puedan interesarle a sus hijos. Hable con otros padres para coordinar la participación y transportación.

Ponga límites para los ratos libres y sedentarios. Permita que sus niños sepan cuánto tiempo podrán estar cada día frente al computador, al televisor, con los videojuegos y al textear con sus amigos. Hable con ellos acerca de las razones que tiene para poner esos límites. Luego sea consecuente y firme al imponer sus reglas.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________ 

Por Brenda Dickerson. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.

Referencias: www.americanheart.org y
www.cdc.gov


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.