Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Lo Correcto
.
Fotografía:Dreamstime
Usted es un fanático del béisbol. Ha asistido a los juegos de su equipo desde que tenía tres años de edad. Ahora es un adulto y padre de dos niñas. Así que lleva a toda su familia al partido de béisbol.

Durante el juego sucede algo que nunca había pasado antes. Una pelota viene en dirección hacia usted. La agarra. Siempre ha querido agarrar una pelota antirreglamentaria y quedarse con ella como recuerdo y, finalmente, ha sucedido. Sus amigos lo vitorean. Se palmotean las manos en son de victoria con su hija de tres años de edad, y usted le tira la pelota. Ella la agarra, igual como lo ha hecho cuando juegan en el patio de la casa. Luego la niña la lanza hacia el campo de juego. ¿Qué haría, usted, papá?

Esto le sucedió a Steve Monforto en un juego de los Phillies de Filadelfia en el mes de septiembre de 2009. ¿Su reacción? Abrazó a su hija. Cuando ella lanzó la pelota sobre la baranda, todos a su alrededor quedaron impactados. La niña pensó que había hecho algo malo y comenzó a inquietarse. Steve vio eso y no quería que ella pensara que había hecho algo indebido, así que la abrazó.

Él hizo lo que un buen padre debe hacer –tragarse la desilusión de haber perdido esa pelota– y cuidar de su hija. Después de todo, ella no había hecho nada malo –ella no sabía que podía quedarse con la pelota. La niña pensó que tal vez había golpeado a alguien con ella. De no ser así, ¿por qué todos la miraban enojados? De modo que Steve quiso que su hija supiera que todo estaba bien.

Momento de Bienestar Pleno

Lo que él no sabía es que el momento en que agarró la pelota y la niña la lanzó al campo de juego, había sido capturado por una cámara de video. Su acción instintiva llegó a convertirse en un momento de bienestar pleno para las miles de personas que estaban observando.

Se ha dicho que el tener clase es hacer lo correcto aunque nadie nos mire. Monforto no sabía que todos lo estaban observando. Hizo lo que hizo porque pensó que era lo correcto. Como resultado, todos los que lo vieron por televisión obtuvieron una lección en la crianza de los hijos.

Incluso, si aquel momento no hubiera quedado registrado por la cámara, habría sido la forma correcta de actuar. Y Dios debe haber visto a Steve abrazar a su hija, y habrá sonreído mientras lo registraba en Su libro.

Los dirigentes de los Phillies le regalaron a Steve una pelota nueva. Fue firmada por el tirador que lanzó ese saque antirreglamentario y que Steve agarró. Aunque la verdadera recompensa de Monforto llegó mucho antes, cuando su hija lo abrazó y le demostró el amor que sólo una niñita de tres años de edad puede ofrecerle a su padre.

Espero que al encontrarme en una situación similar, actúe siquiera la mitad de lo correcto conque actuó Steve Monforto.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________ 

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.