Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Hágale Regalos al Pastor
.
Fotografía: Lane Erickson
Durante más de un cuarto de siglo de trabajo pastoral, mi familia y yo hemos experimentado bendiciones y desafíos en cada iglesia donde hemos servido. Recuerdo particularmente una de las congregaciones debido al aprecio que nos demostró como grupo e individualmente. A través del año recibíamos tarjetas con dinero y regalos para los cumpleaños y festivos. Cada octubre, para el Día de Aprecio al Pastor, nos regalaban algo especial durante el culto del sábado. Un año fue un nuevo estuche para la guitarra; otro, nos enviaron a mi esposa y a mí a un hotel para disfrutar de un fin de semana romántico.

Ya no pastoreo iglesias; ahora trabajo con y para pastores que lideran las iglesias de la Conferencia de Minnesota –las personas más selectas con las que haya trabajado jamás. Nada me regocija más que escuchar acerca de las congregaciones que demuestran un aprecio tangible por sus pastores. He aquí algunos pensamientos de cómo bendecir a su pastor y a su familia –no sólo durante el mes de octubre, sino a través de todo el año:

El Regalo del Tiempo
No planifique demasiadas reuniones para pastores, especialmente en distritos múltiples. Anime y apoye a su pastor a tomar los dos días libres por semana.

El Regalo del Espacio
Déle a la familia pastoral de su iglesia la privacidad que necesita. Nunca se deje caer por su casa sin antes haberles avisado. No llame por teléfono todo el tiempo para recibir información o ayuda; puede llamar a alguien más. Excepto en emergencias, ninguna llamada al pastor debería realizarse después de las 9:00 pm o durante sus días libres. Y, por favor, no llame al teléfono celular del pastor todo el tiempo –muchos de ellos tienen sólo un número limitado de minutos en su plan de llamadas. Llámelo a la iglesia durante las horas de oficina o pregúntele dónde prefiere que se los llame cuando no sea una emergencia.

El Regado del Cuidado
Especialmente apelo a usted a que no trate a la esposa del pastor y a sus hijos de forma distinta que a los demás miembros de la iglesia. No espere perfección de los hijos del pastor. Permítales ser niños, llenos de curiosidad, entusiasmo y energía. Honre su espíritu tierno. No es fácil crecer dentro de un acuario, donde los miembros parecen estar esperando que los hijos del pastor cometan errores para criticarlos –a ellos o a sus padres.

El Regalo del Reforzamiento

Durante un momento de dificultad como pastor, un miembro me envió una tarjeta con una imagen de un Shar-Pei, el perro con más arrugas en el cuerpo. La tarjeta, decía: “Aguántelo en forma suelta.” Con su puño y letra, esos miembros nos escribieron una nota alentadora, justo lo que necesitábamos en aquel momento. Escríbale a su pastor una notita, una carta o un correo electrónico sólo para decirle cuánto aprecia –el sermón de la semana pasada, su visita o su liderazgo. Una palabra de ánimo es la bienvenida acogedora durante momentos difíciles.

El Regalo de la Oración

Ore por y con su pastor. En una iglesia de Waukesha, Wisconsin, un anciano llamaba por teléfono cada sábado para orar por mí, pidiéndole a Dios sus bendiciones al ir a la iglesia y para que tuviera una mente alerta al predicara el sermón, junto con otras necesidades que yo tuviera. Al principio, me sentí un tanto incómodo debido a que no estaba acostumbrado a que alguien llamara solamente para orar por mí. Pero luego de un tiempo, estimé esas llamadas. No recomendaría que todos en la iglesia llamaran al pastor cada sábado de mañana –quizá no llegue a la iglesia ese día. Pero una llamada ocasional es refrescante para él –absenta de peticiones, de preocupaciones o de críticas, sino motivada por la intercesión y el reforzamiento mutuos.

El Don del Regalo
Sorprenda a su pastor con una tarjeta-obsequio para una librería o un buen  restaurante. En Oklahoma, un pastor bautista me contó que cada año su iglesia le ofrece una gran celebración junto a un regalo o dinero en efectivo y un cupón para comprar trajes, camisas, corbatas y zapatos. Una iglesia a la cual pastoreé en Dover, Delaware, compraron pintura para mi oficina y otro año nos pagaron las vacaciones familiares.

Sus pastores y familias han dado sus vidas para servir a Dios y a usted. ¿Por qué no demostrarles lo mucho que los aprecian obsequiándole regalos junto con el regalo de su persona?

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________


Por Claudio Consuegra. Reimpresa con el permiso de Mid-America Outlook Magazine, octubre 2008. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.



SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.