Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Amnesia Selectiva
.
Foto: Felix Mizioznikov
Aquel día de mediados de diciembre del año 2008 comenzó como cualquier otro para Stott Bolzan y también para los otros miles de habitantes de Arizona. Luego de maniobrar exitosamente la conmuta, el hombre de 46 años de edad, director general y fundador de una compañía de aviones Tempe, hizo su diaria rutina por el cuarto de baño antes de tomar su taza de Joe.

Lo último que recordó Scott fue que se paró sobre una mancha de aceite que había en el suelo del baño y ver cómo sus pies volaban por sobre su cabeza. Cuando recobró el conocimiento en un hospital de Scottsdale tenía cinco puntos en la parte de atrás de su cabeza y una hermosa mujer rubia lo abrazaba. Y aunque la mujer de 24 años de edad era Joan, su esposa, no la reconoció.

Pronto se hizo aparente que aquello sería sólo la punta de un iceberg proverbial. Él no recordaba nada de su niñez. Tampoco recordaba su carrera atlética como futbolista de Northern Illinois University ni cuando jugó como guardabarreras ofensivo para los New England Patriots y los Cleveland Browns.

Scott no tenía recuerdos de ninguna historia que haya aprendido a través de su vida –guerras, presidentes, desastres– todo se había borrado de su mente. No podia recordar ni siquiera qué tipo de comida le gustaba. Más perturbador aún, Bolzan no sabía cuáles eran sus valores, sus metas o sus sueños –en su interior, sólo había vacío.

Sin Memoria

Sus doctores diagnosticaron Amnesia Autobiográfica e Histórica.

Luego de permanecer tres días en el hospital, fue enviado a su hogar con la tranquilidad de que todo volvería a la normalidad en unos pocos días o, a más tardar, en un par de semanas. Ahora, ocho meses después, aún no recupera la memoria y Scott y su familia deberán enfrentar la realidad de saber que quizá jamás pueda recordar sus últimos 46 años de vida antes del accidente.

Aunque nunca escogeríamos borrar lo que hay en nuestro cerebro, la mayor parte de nosotros querríamos deshacernos de ciertos archivos –incidentes específicos en nuestra vida– como palabras duras, decisiones mal tomadas y errors cometidos.

Asombrosamente, el Dios de los cielos que ve y sabe todas las cosas, ha escogido tener amnesia selectiva. Para que cuando vayamos a Él y le pidamos que perdone nuestros pecados, Él escoja borrarlos. Dios quita nuestros pecados: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Salmos 103:12), y “…echará a lo profundo del mar todos nuestros pecados” (Miqueas 7:19). “…porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados ni de sus maldades” (Hebreos 8:12).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.