Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Hambre de Dios
.
Fotografía:Dreamstime
Es fácil sentirse ensimismados por nuestro diario vivir tan lleno de actividades. Despertamos, tomamos desayuno, guiamos hasta la escuela o el trabajo donde pasamos ocho horas diarias, volvemos a casa, cenamos y nos vamos a dormir. Y luego de ocho horas (si todo va bien), repetimos el mismo ciclo. Es fácil acomodarse a ese ciclo y olvidarnos de contemplar las bondades de Dios. No es asombroso que nos olvidemos de sentir hambre de Él.

Sentimos hambre por diversas cosas a través del día… todo el tiempo. Hambre de comida, de una siesta, de momentos “de paz y de quietud”. Pasamos la mayor parte del día sintiendo hambre de más información acerca de un proyecto, de las vacaciones, de más energía para preparar esa comida fabulosa cuando lleguemos a casa. Pero, ¿cuán a menudo tenemos hambre de Dios? ¿No deberíamos “morirnos de hambre” por Él? Debería ser como la búsqueda insaciable de conocer lo suficiente acerca de Dios de manera de darnos cuenta que deberíamos pasar el resto de nuestras vidas conociendo más de Él.

Las Escrituras dicen lo siguiente: “Pon toda tu confianza en Dios y no en lo mucho que sabes” (Proverbios 3:5). 

Llenos de Jesús

¿Cuántas veces durante el día intentamos hacer cosas por cuenta propia? A menudo nos olvidamos del hambre que hay dentro de nosotros diciéndonos que escuchemos la voz de Dios para que nos llenemos de Su presencia y sabiduría. El hambre está dentro de nosotros. El asunto es satisfacerla como solamente Jesús puede hacerlo.

Hay una canción del artista Plumb titulada: “God-Shaped Hole”. Y básicamente dice que hay un hueco con la forma de Dios dentro de nosotros y que solamente Él puede llenar. Él y Su palabra. Podemos tratar de satisfacerla con algo más, intentar ignorarla, pero sólo puede ser llenada a través de una relación significativa con Dios.

En un mundo lleno de tendencias, donde “vivir una vida equilibrada” se ha transformado en el “tema del día”, ojalá estemos deseosos de una vida con equilibrio. Una vida que esté llena de actividades diarias pero también de una necesidad insaciable de Dios. Que podamos enlazar nuestro diario vivir con nuestra vida con Dios y verdaderamente experimentar ese equilibrio que nuestro Creador diseñó para cada uno de nosotros.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Andrea Torres. Derechos © 2009 de
GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la version BIBLIA EN LENGUAJE SENCILLO ® 2000.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.