Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Si las Paredes Hablaran
.
Fotografia: Studiomill
Siempre me han gustado las casas antiguas. Parecen tener más carácter que aquellos modelos copiados entre sí que vemos por todas partes. Me encanta visitar casas históricas que han dejado en sus paredes lo que significa ser un hogar para diferentes familias a través de los años.

A veces imagino las innumerables historias que, si pudiera hacerlo, contaría una casa. Algunas nos estremecerían el corazón –momentos felices, eventos alegres, palabras de amor y de afecto dichas por jóvenes enamorados, la risa de los niños y sus juegos, el compañerismo relajado de quienes han envejecido juntos e, incluso, aquellos grandes eventos con los que se ha soñado, debatido y planeado cuidadosamente.

Otras historias, sin embargo, no deben ser tan placenteras en la mayoría de los hogares –palabras hirientes, arrebatos, enfermedades y tristezas también se convierten en una historia que lo abarca todo. Y en otras han sucedido grandes tragedias dentro de aquellas paredes que alguien cariñosamente denominó hogar. Casas donde han ocurrido acontecimientos terribles son difíciles de vender, porque muchos temen vivir en un lugar con “malas vibraciones”, como lo dijo un futuro propietario de una de ellas.

Escritas en el Corazón

Al pensar en las historias vividas en casas de distintos lugares, me detengo y pienso en mi propio hogar. ¿Qué historias contarían las paredes de mi casa? Es triste decir que no todas las historias son placenteras debido a que se utilizaron palabras impacientes; porque la seriedad y la bondad no siempre estuvieron presentes en ellas. Pero a diferencia de los que creen que una casa puede albergar vibraciones negativas de acontecimientos pasados, yo creo que cada día es una nueva oportunidad para escribir una nueva y mejor historia en el corazón y en la mente de quienes amamos. Nuestras palabras y acciones estarán escritas en el corazón y no en las paredes de nuestros hogares.

Así que cuando esté atravesando por un momento de frustración y se sienta tentado a responder con impaciencia o enojo, deténgase y pregúntese: “¿Es esta la historia que quiero escribir en mi corazón y en el corazón de mi familia?” Y si allí hay una historia que usted quiera borrar, no hay mejores palabras que puedan introducir nuevos capítulos en su historia que “lo siento” y “te perdono”.

Si las paredes hablaran, ¿qué dirían ellas de su hogar?

”Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de bondad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia. Soportaos unos a otros y perdonaos unos a otros, si alguno tiene algo contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Sobre todo, vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo. Y sed agradecidos” (Colosenses 3:12-15).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Leslie Olin. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.