Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Ningún Otro Dios
.
Fotografía: Norman Chan
Michael Jackson. Su nombre trae una variedad de pensamientos y emociones a las mentes de quienes lo escuchan. Al ver la cobertura que han hecho los medios de comunicación acerca de su muerte, pienso en el terreno resbaladizo en el que se encuentran tantas celebridades. El mismo nombre del programa de televisión tan popular American Idol personifica la realidad de la tendencia que muchos tienen al idolatrar a cantantes, actores, actrices y figuras del deporte.

La vida de algunas celebridades es seguida más de cerca que algunos acontecimientos importantes que ocurren en el mundo. Si ganan o pierden peso llega a ser noticia nacional. La ropa que ellos usan se convierte en la última tendencia de la moda. Vemos sus caras dibujadas en camisetas y toda la información de sus relaciones amorosas junto a un análisis en detalle. Se espera de ellos que sean delgados, atractivos y sexys.Cuántas veces sus carreras han estado construidas sobre equivocaciones que son como un espiral cuesta abajo. Han sido elevados a pedestales imposibles de permanecer en ellos y entonces los miramos con disgusto cuando la desintegración de sus vidas es juzgada por la televisión, las revistas y el internet.

Personas Como Nosotros

No presumo de conocer todos los factores que causa que algunas de las celebridades caigan en tales problemas, pero sí pienso que muchas veces olvidamos que esos ídolos que hemos creado son personas como nosotros; personas que viven en un ambiente en el cual pocos podrían salir intactos. Muchos de ellos no conocen a Jesús como su Salvador personal. Sus vidas están llenas de conductas inmorales y adictivas, tratando de llenar desesperadamente un vacío que la popularidad no ha logrado. Sentí tristeza al leer acerca de la soledad y de la desesperación de Michael Jackson que, aunque llorado por millones de fanáticos, nunca pudo encontrar el amor y la aceptación que tanto anhelaba.

Cualquiera que sea lo que lleguemos a pensar de esas figuras populares y de sus vidas, a veces necesitaremos recordar que Jesús también murió en la cruz por sus pecados. Él murió por Michael Jackson, Britney Spears y Lindsay Lohan… y la lista continúa. ¿Ha orado usted por alguna de estas celebridades? Cuando escucho de alguna nueva desgracia o deshonra, ese es exactamente el desafío que recibo, orar para que de alguna forma Dios pueda pasar por alto todos los vicios, las tentaciones, las heridas y la soledad; el orgullo y el éxito del mundo que ellos han escogido y sean alcanzados con Su amor.

“No tengas otros dioses además de mí” (Exodo 20:3). ¿Es posible que en nuestra fascinación con las figuras populares podamos desatender nuestro primer manadamiento? En vez de idolatrar a la gente quienquiera que sea, necesitamos que Jesús sea nuestro héroe, Aquel que admiremos, cuyas palabras y acciones nos colmen, a quien podamos imitar incondicionalmente, ¡el Único que merece y puede tomar ese lugar en nuestras vidas!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________ 

Por Lesie Olin. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ® 1996.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.