Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Bloqueando Bendiciones
.
Fotografía: Dreamstime
En el lugar donde trabajaba antes, me encontré con una muchacha que deseaba encontrar marido. Me parecía que era lo único que deseaba; creía que el propósito de su vida era el de ser esposa y aún estaba sin marido, por ende, sin objetivo alguno. No estaba segura de sobrevivir a la soltería y a menudo se sentía angustiada.

Pensando ayudarla, uno de nuestras colegas le concertó una cita con un joven que conocía. El lunes por la mañana todo el departamento esperaba tener noticias de la pareja. Todos parecían estar colaborando para que ella pudiera hacer una buena conexión con el muchacho.

Aparentemente fue instantáneo: “NO hubo conexión”, anunció ella. Contó la historia totalmente iracunda. Él era demasiado bajo y aunque fuera un poco más alto que ella, no era lo suficiente. Tampoco tenía sentido del humor, lo que lo hacía parecer con un escazo sentido del estilo, su trabajo no era lo suficientemente importante y no era remunerado lo suficiente para su edad. No creía que era atractivo y pensaba nadie podría creer que alguien así pudiera estar saliendo con ella.

Se sentía mucho más furiosa que un colega le hubiera concertado esa cita. ¿Qué se creía? Entonces comenzó a lamentarse de su soltería. No podía entender por qué Dios la empujaba a seguir soltera. Decir que hubo un silencio total en la sala, podría considerarse una subestimación.

Esta situación no está limitada solamente a los solteros. ¿Ha visto a una madre y a su bebé cuando el padre se acerca a ayudarla y ella le dice que todo lo que él hace es incorrecto? Después de un tiempo, la madre se queja de que el esposo no la ayuda.

¿Está juzgando o no apreciando las bendiciones ni la felicidad en su vida? No estoy diciendo que si usted desea algo debe decidirse por la primera cosa que se cruce por el camino. Al mismo tiempo, me he dado cuenta que podemos poner una llave inglesa en los engranajes de la realidad basándonos en nuestras propias fantasías.

Preguntas

Antes de que usted critique la forma de olvidarse, de un paso hacia atrás y valore nuevamente la situación. Hágase las siguientes preguntas:

1. ¿Importará esta decisión de aquí a cinco años? Pienso que estará de acuerdo en que el toldo de la casa no es tan importante como que los cimientos no sean dañados. Cada decisión que tomemos afecta alguna parte de nuestra vida, pero es importante priotizarlas.

2. ¿Es negociable la situación? Todos tenemos cosas a las cuales nos negamos a comprometernos. A veces, es necesario, pero en ocasiones nos damos cuenta que realmente no hay razón para que no tratemos de ser medianamente felices.

3. ¿Está listo para enfrentar los cambios que vienen? Los cambios a veces son difíciles de aceptar. Muy a menudo, sin darnos cuenta, construimos barricadas en nuestro camino, de manera que no podamos realizar el cambio. No nos hacemos el tiempo para lograr cambiar, nos fingimos ignorantes y nos negamos a compartir con los demás.

La vida está replete de cambios, pero mientras le pidamos a Dios que nos guíe, Él ha prometido dirigir nuestro sendero. Tal vez fallemos, pero Él nunca lo hará.

“Reconócelo en todos tus caminos y él hará derechas tus veredas” (Proverbios 3:6).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Maxine Young. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.