Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Madres e Hijas
.
Fotografía: Ned Horton
He conocido mujeres (algunas con y sin hijos) que se sientan juntas en diversas actividades sociales y exponen las virtudes de tener hijas, en vez de hijos y viceversa. El consenso es algo así (tanto para las madres como las que lo llegarán a ser un día): es más difícil criar a las hijas mujeres, que a los hijos varones.

¿Por qué? No se puede discutir con el hecho de que para la gran mayoría, tener una niña es un gozo absoluto. Es divertido vestirla con conjuntos infantiles adorables, jugar a las muñecas y arreglarlas, ayudarlas a hacer galletitas y contarles historias. Los varoncitos, por otro lado, parecen haber sido hechos completamente diferentes a sus hermanas-activos, traviesos, temerarios con prioridades propias. Entonces, para las madres de niñitas, ¿cuándo comenzó a cambiar todo? El día cuando las niñas se transforman en mujeres en transición, y logran que sus padres pierdan el cabello o les salgan canas de un día para otro (y, en algunos casos, las dos cosas).

Estas damas con las que he hablado, y tendiendo yo una hija, estuvimos de acuerdo que el drama que rodea el criar a señoritas hoy en día, es lo que hace que los padres tengan momentos de hilaridad completa y de terror más inmenso. Leer: los primeros bracieres, el maquillaje, la imagen que tienen de sí mismas, los teléfonos celulares y los muchachos… ¡ay, ay, ay!

Entonces, ¿cómo hacemos (y escojo dirigirme sólo a las madres en este punto) para criar a mujeres jóvenes saludables, bien equilibradas, competentes y virtuosas-nostalgia del tipo cuyo valor está por encima de los rubíes de la Biblia? Aquí está mi respuesta: damas, guíen con el ejemplo.

He aquí, algo para reflexionar:

1. Orar sin Cesar. Hay un mundo espantoso allá afuera y cada día se pone peor. Ore como loca por esas dulces muchachas para que sean protegidas del mal (en todo sentido). Lo que es más importante, ore para que Dios le ayude a cultivar en ellas la integridad de carácter y el sano juicio para hacer lo correcto. Si nuestras hijas escogen a Dios antes que nada, es todo lo que podemos pedir y yo, personalmente, me acostaré cada noche como la más feliz de las acampantes.

2. Cuide de la sana imagen propia que tiene de sí misma. Hágalo y su hija la seguirá. He convertido en prioridad, desde que mi hija era un bebé, el ejercitarme con ella porque deseaba que creciera comprendiendo lo importante que es la actividad física para el cuerpo humano. Pero a veces es difícil mantener los temas del físico al día, especialmente frente a ella. Es un deber impartir a nuestras hijas los conocimientos acerca de la salud y del bienestar por su propio bien, pero debemos dejarlos muy en claro, ya que es peligroso llegar a obsesionarse con sus cuerpos y llevar las cosas al extremo. Todos sabemos cuán poco saludables son las ideas y actitudes de la sociedad actual y cuán fácil es que las jovencitas las escojan. Como madres, necesitamos trabajar doblemente para mantenernos firmes en equilibrio y ser un buen ejemplo para nuestras hijas.

A mi hija le falta mucho para ser una adolescente, pero prefiero prepararme por lo que será un terrible examen del alma cuando me enfrente a ese momento, y escojo esperarlo preparada. Deseo mantener las líneas de comunicación abiertas, comenzando ahora, con la esperanza de que ella sabrá que siempre podrá hablar conmigo (incluso, si escoje no hacerlo). Soy mamá primero, pero también podemos ser amigas. Hay tanto que les espera para convertirse en mujeres poderosas. Pienso que nuestras hijas son regalos especiales.

La paternidad puede ser el gran paseo de tu vida, aún con una señorita por criar. ¿Mi oración para todas las mamás de hijas mujeres? Que puedan mantener el buen humor, tomar las cosas como vienen y recordar siempre que Dios protegerá y guiará a nuestras hijas, incluso si nosotras no sabemos cómo hacerlo.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Wilona Karimabadi. Derecho de autor © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.