Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Sus Intermediarios
.
Photo: Dreamstime
El año pasado tuve la magnífica oportunidad de ser parte de un viaje misionero a Santiago de Chile. Éramos un grupo integrado por cinco mujeres y cinco hombres. Entre esas 10 personas, solamente ocho realizamos el trabajo en el proyecto escogido, y tres de ellos hablábamos español. Era interesante que así fuera, porque nos íbamos a unir a un grupo de voluntarios chilenos que no hablaban inglés.

Recuerdo el primer día. Todos estábamos confundidos y nos comunicábamos mediante señas, expresiones faciales y también con la ayuda de tres de nosotros que éramos bilingues. Fue divertido y todo un desafío, pero logramos sobrevivir.  Tengo una pequeña idea de cómo se habrán dado las cosas cuando, en los días de Noé, los sobrevivientes del diluvio y sus descendientes trataron de hacer la Torre de Babel. A medida que el proyecto progresaba, yo era utilizado constantemente como intérprete. Poder hablar español también me ayudó a desarrollar una amistad con los trabajadores locales.

Dios nos diseñó para que viviéramos relacionándonos con los demás. Él desea que nos ayudemos a crecer mutuamente. Nadie  alcanzá el potencial más alto por nosotros mismos. Necesitamos de personas en nuestra vida que nos animen y, además, necesitamos animar a otros a desarrollarse plenamente.

Intérprete/Embajador

Como intérprete (o traductor), pude conectarme y ayudar a los dos grupos de personas a entenderse unos a otros y a lograr algo juntos. Como creyentes en Jesús, somos Sus embajadores o representantes en la tierra. Somos sus intermediarios. Estoy seguro que somos el único “Jesús” que conocen algunos. Los embajadores son personas privilegiadas. Son diplomáticos de alto rango. Ellos transitan por la vida con la autoridad de su nombre. Los embajadores toman decisiones y resuelven problemas, pero su papel primario es el de promover las relaciones diplomáticas.

Como embajadores de Dios en la tierra, caminamos bajo Su poder y autoridad. Nuestro rol es promover las relaciones con Él. Cuando usted se ve a sí mismo como un embajador, cambia su modo de pensar y de actuar.

Hacia el final de nuestro viaje, después de haber terminado nuestra misión, la de alcanzar nuestro objetivo, los trabajadores locales del proyecto vinieron al hotel a despedirse de nosotros. Fue allí cuando me di cuenta lo importantes que fuimos para ellos y lo agradecidos que estaban. Estimo verdaderamente a esos amigos a quienes considero como parte de mi familia. No puedo dejar de sentir que al participar en este tipo de actividades, al ayudar a alguien (en este caso fuimos a ponerle el techo a su iglesia), usted es quien resulta bendecido. ¡Es asombroso!

Recuerde: usted es el intermediario del Todopoderoso Dios. Demuestre Su bondad porque ella es la que guía a las personas a realizar los cambios necesarios. Utilice palabras de sanidad que las lleven hacia Él. Al ir desempeñando su papel como embajador e intermediario de Dios, Él honrará su fidelidad.

“Así que, somos embajadores en nombre de Cristo…” (2 Corintios 5:20).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Irving Santiago. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.