Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Música Familiar
.
Photo: Jozsef Szasz
Ayer tuve una imagen muy refrescante durante el culto de mi iglesia. Mientras la congregación cantaba el himno Alcancé Salvación, pude observar a los hijitos de nuestro pastor. Tenían los himnarios en sus manos, pero no podía creer que no leían la letra. Cantaban con todo el corazón sin necesidad de tener que referirse a cada una de las estrofas. Impresionada por la imagen, me dispuse a observarlos cuando, más tarde, cantaban en el servicio vespertino. Nuevamente lo hacían sin necesidad de referirse a la letra. Por el resto de sus vidas esos niños se beneficiarán con una colección de himnos registrados en su memoria.

Mientras meditaba más en ello, no dejaba de pensar en la bendición que sería que todas las familias cristianas tuvieran el hábito de memorizar los himnos.

He aquí algunas ideas:
  • Si no tiene un himnario, compre uno. Preferiblemente uno que sea igual al que utilizan en los cultos. O, tal vez, pueda conseguir uno de su misma iglesia. Si alguien en su familia toca piano o algún otro instrumento, cante acompañado de él y aprenda las melodías si aún no las conociera.
  • Si nadie en su familia puede acompañar los himnos con algún instrumento musical, escoja coritos sencillos, que tengan melodías que usted ya conozca y que se las pueda enseñar a sus niños.
  • Aunque las melodías de los himnos son hermosas y tienen un impacto emocional y espiritual en el oyente, la parte más valiosa del himno es la letra. Así que si a su familia no le interesa mucho la melodía (aunque aconsejo firmemente desarrollar el gusto por ellas), usted puede aprender la letra como si fueran poemas. De hecho, muchas veces aprendemos himnos por mera rutina y nunca le prestamos atención a las palabras. Trate de leer los himnos como si fueran poemas y comprobar por usted mismo cuán preciosos son sus mensajes.
  • Compre un libro que cuente la historia de los escritores y de sus himnos o realice una investigación por internet y comparta esa información con su familia. Hay historias maravillosas detrás de cada himno. Algunas sugerencias de himnos que usted puede investigar serían  “Alcancé Salvación” o “Amor que no me Dejarás”. Escritores de himnos que tal vez sea interesante aprender de ellos son Fannie Crosby o Philip Bliss.
Demasiados padres desearían luego que sus hijos han crecido, haber invertido más tiempo y energía en escoger la música familiar. No espere que suceda así. No requiere de mucho dinero para tener lecciones de música y gozarlas en familia. Y dejar en la mente de nuestros hijos los grandes himnos, ¡es un regalo que hará que se siga compartiendo!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2009 de
GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.