Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Limpiando el Pozo de Agua
.
Fotografia: Greg Jacobsen
Algunos de los familiares de mi madre viven en una finca. Recuerdo una vez cuando fuimos a visitarlos por unos días. Como niño pequeño, esa fue una tremenda experiencia para mí porque había niños y niñas de mi edad y mayores también. Yo iba con ellos a realizar sus labores diarias, a recoger los huevos, a ordeñar las vacas, a alimentar al ganado y a los pollos.

Ir en busca del agua era otra cosa. Ellos no podían abrir la llave y disfrutarla. Tenían que dejar caer un cubo en la profundidad de un pozo. Intenté girar la manivela para subir el cubo hacia mí. Un trabajo demasiado pesado para un niño pequeño.

Nunca olvidaré el día cuando limpiaron el pozo. Uno de los niños se metió dentro de un cubo y otro más grande lo bajó hasta el fondo. El niño se paró en una saliente probablemente a unos 50 ó 60 pies de profundidad. Enviaba hacia arriba cubos llenos de todo tipo de basura –ramitas, piedras, tierra, insectos, ranas muertas. No estuve muy sediento durante varios días después de ver eso.

La Biblia, dice: “Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación…” (Isaías 12:3). El don de la vida eterna de Dios es descrito como aguas en Apocalipsis 22:17: “El que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida.”

Destapando los Pozos

En los tiempos bíblicos cuando el ejército de una nación atacaba a otra, cada soldado atacante lanzaba piedras en cada pedazo desocupado de tierra, cubriéndola. Esto convertía ese lugar en un sitio no apto para la cosecha. Además, secaban cada uno de los pozos lanzándoles tierra y basura.

Si usted es un seguidor de Cristo, puede beber del agua de la vida eterna. Cuando lo hace, llega a ser un pozo viviente para otros. Pero a veces el pozo de vida puede estar tapado. Tapado de las cosas de este mundo. Cosas como el pecado y los placeres.

Los pozos necesitan ser limpiados. La Biblia, dice: “Volvió Isaac a abrir los pozos de agua que habían sido abiertos en los días de Abraham, su padre, y que los filisteos habían cegado después de la muerte de Abraham; y los llamó por los nombres que su padre los había llamado” (Génesis 26:18).

¿Por qué no pedirle a Jesús que entre a su vida hoy? Cuando Jesús entra a ella, limpiará el pozo de su corazón. Entonces el amor puro, fresco y dulce de Dios llenará su vida y a través de usted fluirá hacia los demás cerca suyo

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Bob DuBose. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.