Home > Archives > La Biblia Dice >
.
El Día Perfecto
.
Foto: Tomo Jesenicnik
En mi lectura bíblica de esta mañana encontré el siguiente versículo: “La senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto” (Proverbios 4:18).

Varias cosas captaron mi atención mientras leía el texto una y otra vez. Primero, habla de la senda del justo. O del redimido. Cuando uno es justificado ha sido perdonado. Redimido. Es una nueva criatura. Los errores pasados han sido borrados a través de un arreglo sobrenatural entre Dios y su gracia.

Luego dice que la senda de los justos es como la luz de la aurora que brilla sobre nosotros. Para ser, obviamente, iluminados por la luz. Y brilla aún más cuando el día es perfecto. ¡Ah, un día perfecto. Esa es la parte que me da verdadera alegría.

¿Cuántos días perfectos ha tenido últimamente? ¿Qué es un día perfecto para usted? ¿Podría definirlo? ¿Cuántas veces ha comenzado a disfrutar del principio de un día perfecto para comprobar que se transforma en un día imperfecto? Tal vez usted pueda pensar en algunos días perfectos. Aún así, si le damos una mirada más cercana a este tema,  probablemente nos revelaría que los días son perfectos solamente en comparación con otros que no lo han sido tanto.

Planeado por Jesús

No quiero sonar negativa. Al contrario, si consideramos que un día es perfecto, ¡maravilloso! Pero debemos reconocer que cualquier día perfecto que tengamos en esta vida son sólo pasos hacia aquel día perfecto que marcará el comienzo de la eternidad. ¿Y qué lo convierte en un día perfecto? Sin duda habrá muchos ingredientes en esa receta, pero lo cierto es que lo que hace que un día sea perfecto es saber que ya no habrá más días imperfectos. Tampoco habrá frustraciones, fatiga o dolores de cabeza. ¡No más separación ni adioses! Ese día perfecto está siendo planeado por Jesús. Imagino que estará inventando algo para que cada día sea aún más especial para nosotros.

La próxima vez que esté al aire libre y sienta la tibieza o la frescura de la brisa y los rayos del sol sobre sus hombros, disfrútelo. Tal vez hasta desee decir: “¡Hoy es un día perfecto!” Pero mientras lo hace, tome unos momentos para pensar en aquel día perfecto y final cuando Jesús venga a buscarnos para llevarnos con Él. ¡Su día sera mucho mejor aún!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.