Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Violencia Domstica
.
Fotographia: Petar Neychev
Jamás debiera existir una razón para la violencia doméstica. He aquí seis pasos para que la víctima1 pueda escapar de un ambiente abusivo:

1. Llame a la policía. Si usted está en peligro inmediato, llame al 911. Muchas agencias que cumplen con nuestras leyes son entrenadas para tratar con situaciones de violencia doméstica. La mayoría de las ciudades tienen enlaces de voluntarios para que atiendan a las víctimas de abuso. Pregunte cómo conseguir una orden de arresto.

2. Hable con alguien en quien tenga confianza. Cuéntele a un amigo de confianza o miembro de su familia lo que está sucediendo en su relación de pareja. Pida ayuda para establecer un plan seguro o pedir servicios en algún lugar. Hable con su pastor y solicite ayuda de la iglesia. Los pastores en vez de descubrir lo que la víctima debiera haber hecho para causar el abuso, ellos pueden –y debieran– descubrir formas para ayudarla a ella y a2 sus hijos a escapar del abuso continuo. Ya es trágico que un miembro de la iglesia esté siendo abusado por su pareja. La tragedia aumenta cuando su experiencia es invalidada por un pastor o anciano de la iglesia cuando culpan a la víctima.

3. Hable con un consejero. Asegúrese que el consejero tenga la suficiente experiencia en violencia doméstica.

4. Idee un plan seguro. Encuentre un lugar donde usted pueda ir: el hogar de un amigo o miembro de la familia, un hotel o refugio para víctimas de violencia doméstica. Leí acerca de una iglesia que refugió a una víctima y a sus hijos ubicándolos en el hogar de algún miembro. Eso evitó que el abusador los encontrara y, simultáneamente, las víctimas no tuvieron que depender de un refugio. Tenga un plan diseñado de cómo saldrá de la casa: por una ventana, por la escalera para incendios, etc. Planee la transportación: ¿el auto de la familia? ¿un bus? ¿un taxi? Tenga un bolso listo con sus documentos importantes, tales como su licencia de conducir, tarjetas de crédito, tarjetas de seguro, medicinas, información bancaria, pasaporte, cualquier otro tipo de documentación legal –inclusive, órdenes de restricción e historial médico. Empaque un bolso para sus hijos, también. Póngase de acuerdo con una amiga para utilizar una “frase de emergencia” que su cónyuge no reconozca. Por ejemplo, establezca por adelantado que si usted preguntara: “¿Cómo está tu perro?”, su amiga sabrá que tiene que llamar a la policía.

5. Comunicación segura. No es poco común para un abusador monitorear el correo, las llamadas telefónicas y el internet. Evite realizar llamadas de larga distancia desde su hogar porque puede que su abusador rastree las llamadas para averiguar dónde se dirigirá usted. Tal vez quiera tener acceso al internet en la biblioteca pública, de manera que el abusador no pueda utilizar o verificar su correo. Mantenga sus contraseñas en forma privada y cámbielas periódicamente. Archive documentos por internet, de manera que pueda tener acceso a ellos desde cualquier computadora.

6. Contacte una agencia para víctimas de violencia doméstica. Puede comunicarse con la National Domestic Violence Hotline llamando al  1.800.799.SAFE (7233) o vía internet, en www.ndvh.org

Repetiré algo tan imporatante de recordar como esto: ¡Jamás debiera existir una razón para la violencia doméstica! Si usted está siendo o ha sido abusada, siga los pasos expuestos arriba para buscar ayuda y abandonar ese ambiente dañino – por usted misma y por sus hijos. Si usted es un miembro o líder de la iglesia, nunca culpe a la víctima por incitar dicha conducta. En vez de eso, haga todo lo que esté a su alcance para ayudarla y protegerla de futuros abusos.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________


Por Claudio Consuegra. Porción reimpresa con el permiso de Mid-America Outlook Magazine, Septiembre 2008. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


1 Utilicé la terminología “víctima” para referirme a alguien que ha experimentado abuso. Aquellos que toman medidas y abandonan el ambiente peligroso pueden ser llamados “sobrevivientes”.

2 Utilizo pronombres femeninos para describir a las víctimas y, masculinos,, para los abusadores. Siendo que la mayoría de los abusos son perpetrados por hombres en contra de la mujer, también existe una pequeña fracción del abuso perpetrado por mujeres en contra de los hombres.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.