Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Espíritu Veraniego
.
Fotografía: Hongqi Zhang
El verano avanza y al hacerlo nos ofrece oportunidades para la unión familiar. No digo que las familias no puedan estarlo durante el período del año escolar, pero el verano es un excelente momento para tener mucho mejor calidad de tiempo.

La mayoría de las familias planean sus vacaciones, las visitas a los abuelos o pasarlo juntos en la piscina o en el patio de sus casas. Estas son actividades excelentes. Pero además de esos buenos momentos, ¿no sería estupendo aprovechar esos instantes durante el verano para aumentar la espiritualidad de la familia?

He aquí cinco consejos para lograrlo:

Si usted no ha hecho una realidad su altar familiar, ahora es el momento. Ya sea que escoja momentos durante el desayuno, por la noche o en cualquier otro momento, hágase el compromiso de estar allí con su familia. Tal vez desee leer una historia en serie de la biografía de un cristiano. O puede escoger leer poesía espiritual o un libro que hable de la historia de los himnos más conocidos. La naturaleza es un tema interesante, también. Escoja algo que esté creciendo en su propio jardín (o en un parque cercano) y aprendan acerca de ello. Comiencen y terminen con una oración.

Jueguen juegos espirituales. Puede inventar un juego relacionado con la memoria utilizando la Biblia o pueden comprar un juego bíblico como Bible Outburst. Puede parecer extraño o poco atractivo el “jugar solo para divertirse”, pero hará que la familia se una más. ¡Pruébelo!

Trate de cocinar u hornear algunas recetas saludables en familia o túrnense para encargarse de una comida que incluya por lo menos una receta nueva, vegetales o frutas. Prémielos con una cinta azul por cada nueva receta preparada con actitud positiva. Luego entrégueles una cinta azul por la comida más votada por los miembros de la familia.

Adopte un proyecto de servicio familiar. Visiten juntos un hogar de ancianos, lleven alimento a un asilo, dirijan un estudio bíblico en su hogar o tal vez inviten a su casa a algunos miembros de la iglesia para tener un social y compartir algunos bocaditos en camaradería. Hay muchas opciones para servir a los demás. Que cada miembro de su familia proponga sugerencias. ¡Sea creativo!

Conversen, conversen, conversen. Discutan temas espirituales y preocupaciones en común. Esto no debe incluir los sermones. Debe incluir solo discusiones y compartir ideas y puntos de vista. Abra la puerta de la comunicación espiritual en su hogar. Ore para que el Espíritu Santo lo dirija y no tenga que hacerlo usted.

Cuando termine el verano, con toda seguridad su espíritu estará recargado para seguir adelante hacia el otoño, el invierno y la primavera.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.