Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Corazones Ardientes
.
Fotographia: Dreamstime
Aunque los seguidores de Cristo no reconocieron al Desconocido que iba a su lado camino a Emaús, reconocieron la verdad cuando la oyeron. Cuando se dieron cuenta que habían sido acompañados por Jesús, exclamaron: “¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros?”

Sus corazones ardían porque las palabras del Desconocido confirmaban lo que ellos ya sabían de Dios y de Cristo. Con sus corazones ardiendo por la nueva comprensión que acababan de recibir del Cristo resucitado, regresaron a Jerusalén –a lo mejor, hasta lo hicieron corriendo.

Ellos no esperaron ni un día ni una semana o tener más tiempo. El descanso físico, los negocios o lo que necesitaban hacer en sus hogares fue dejado a un lado hasta que cumplieron la misión de contarles a otros lo que el Salvador les había revelado. Sus palabras de confirmación lograron que la presencia de Cristo se reforzara mucho más entre ellos.

Hay algo acerca de la verdad, de la Palabra de Dios que enciende de fuego santo los corazones de los seres humanos. Y es que la Palabra de Dios es un ser viviente personificado por el poder de Dios y asistido por el Espíritu Santo. Es un fuego que debe ser compartido –ser comunicado de unos a otros. Las llamas del Pentecostés fueron símbolos exteriores de una luz interior.

No Todo el Fuego Proviene del Señor

En sus escritos Oswald Chambers1 dice que no todo el fuego proviene del Señor. Es nuestro deber estudiar la fuente de ese fuego y meditar a través de su curso lógico para determinar si lo que está ardiendo en nuestros corazones es una tendencia más que emocional, una ambición de gloria personal o una diversión engañosa.

Satanás tiene falsificaciones para todo –aún para la segunda venida de Cristo. Satanás ya se ha preparado para enardecernos y lograr que lo sirvamos, mientras que el Señor hace arder nuestros corazones para que vivamos juntos en el reino celestial. Al igual que la gente de Berea en los días de Pablo, nosotros también podemos recibir “el mensaje con toda avidez y todos los días examinaban las Escrituras par aver si era verdad lo que se les anunciaba”2

Oren los unos por los otros para que el fuego de la verdad arda en nuestros corazones, de manera que podamos tener oídos para oir la Palabra de Dios y ojos para ver como Dios ve.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Lois Pecce. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ® 1999.

1 Oswald Chambers, My Utmost for His Highest, updated edition, ©1992 by Oswald Chambers Publications Association, Ltd., March 22 entry.

2 Hechos 17:10-12 (NVI)


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.