Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Muertos al Pecado
.

 

Fotografía: John Nichols
La Biblia dice que usted puede estar muerto y vivo al mismo tiempo. No sólo eso, dice que para vivir exitosamente, usted debe estar en esa condición. Léalo usted mismo en Romanos 6:10, 11. "En cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; pero en cuanto vive, para Dios vive. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro".

Necesitamos Morir

El cristiano debe considerarse muerto a sí mismo. Los muertos no pecan. Entonces, necesitamos morir. Morir al pecado. Cuando morimos al pecado, también morimos al yo. El yo es lo que destruye nuestra paz mental y nos lleva a pecar.

Charles Spurgeon dijo, "¡Llevamos a nuestro peor enemigo dentro de nosotros!" El Enemigo Público Número Uno, que yo sepa, soy yo mismo. Yo soy mi peor enemigo. Después de todo, ¿con quién debo verificar cuando, en cualquier momento, un amigo o miembro de la familia demanda mi tiempo o mi ayuda? Conmigo, naturalmente. Verificar si mi yo se siente cómodo. Y, generalmente, no lo está. Es, o demasiado temprano o demasiado tarde. Hace demasiado frío o hace demasiado calor. Está demasiado mojado o demasiado seco. O es muy lejos. O muy difícil. O demasiado costoso.

No es de extrañar que la batalla contra el yo ha sido llamada la batalla más grande que jamás se haya luchado. Mientras el yo está vivo, estamos listos, casi sin aviso, para defenderlo contra insultos, heridas o inconvenientes. Pero cuando el yo está muerto, estas cosas no nos molestarán. No puedes insultar u ofender a una persona muerta. ¿Quién ha asistido a un funeral donde la persona muerta se ha ofendido por algo que se dijo de ella? ¿Ha escuchado, alguna vez, a un cadáver quejarse porque los miembros de la familia nunca lo visitaron o le trajeron flores? Por éso es que necesitamos estar muertos. Muertos al pecado.

El Pasillo de la Muerte-Clasificada J

Pero no es suficiente estar meramente muerto al pecado para evitar malos hábitos o el mal genio. Después de todo, la gente en el cementerio no hace nada de estas cosas. Usted debe estar vivo para Cristo. "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí" (Gálatas 2:20).

Su respuesta a Dios determina si es clasificado “J” por justicia de Dios. Romanos 4:3 declara, "Creyó Abraham a Dios y le fue contado por justicia". Nuestra parte es creer en Dios. La parte de Dios es darnos una nueva vida en Cristo y cubrirnos con Su justicia. No podemos hacer esto por nosotros mismos, de la misma forma que no podemos resucitar de la muerte por nuestros propios medios. No tenemos vida en nosotros mismos, ni física ni espiritualmente. Cristo es nuestra vida. Todo lo que podemos hacer en cuanto a nuestra salvación, es escoger morir al yo y vivir para Cristo. Entonces, cada día Cristo vivirá Su vida a través de nosotros. Así que, ¿por qué no morir y empezar a vivir hoy mismo?
______________________________

Por Bob DuBose. Derecho de autor © 2015 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Traducido por Chari Torres. Los versículos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA, © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.