Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Todo Nuevo
.
Fotografía: Petar Neychev
Durante las últimas semanas he estado oficialmente “por mi cuenta”. Mi hermana y yo vivimos juntas hasta diciembre cuando se casó. Debo ser honesta. Fue difícil la partida. Me gustaba vivir con ella y tener siempre a alguien cerca mío. No había nada mejor que llegar a casa y cocinar deliciosas comidas y luego ver nuestros programas preferidos por televisión. Aunque la veo casi a diario, la echo de menos.

El sábado pasado estuve leyendo el libro de Hechos. Y comencé a pensar cómo debían haberse sentido los discípulos luego de vivir durante tres años con Jesús, ahora se separaban. Luego de verlo todos los días, ¿cómo ajustarían sus vidas sin Su presencia? Después que Jesús les preparara un desayuno en la playa… luego de caminar por las polvorientas calles de su ciudad… de ir a fiestas y bodas… de ver las maravillas y milagros que Él hacía… ¿cómo se supone que seguirían adelante con sus vidas? ¡Por supuesto que se les haría muy difícil!

Jesús sabía que no iba a ser fácil para ellos vivir sin Él. Físicamente sin Él. ¡Así que envió la siguiente maravilla! La Biblia dice que cuando estaban los 120 reunidos en aquel lugar y luego que Jesús ascendiera al cielo, vino un viento fuerte. Y el Espíritu Santo bajó sobre ellos como lenguas de fuego. Y hablaron en lenguas y compartieron los maravillosos misterios de Jesús en un lenguaje que cada persona podía comprender. Tres mil personas fueron bautizadas… ¡en ESE día solamente!

No Más Separación

Así que mientras este nuevo año pasa rápidamente, recordemos las bondades de Dios. Siempre está obrando. Siempre está pendiente de nosotros. Él sabe lo que necesitamos y está más que dispuesto a dárnoslo. A Él le encanta tenernos cerca suyo. Llegará el día cuando no exista la separación. Jesús mismo pondrá todo en su lugar. Juan escribe lo siguiente en su última revelación:

“Y oí que del trono salía una fuerte voz que decía: ‘Aquí es donde Dios vive con su pueblo. Dios vivirá con ellos , y ellos serán suyos para siempre. En efecto, Dios mismo será su único Dios. Él secará sus lágrimas y no morirán jamás. Tampoco volverán a llorar, ni a lamentarse, ni sentirán ningún dolor, porque lo que antes existía ha dejado de existir”” (Apocalipsis 21:3-4).

Y es cierto. Podemos confiar en sus palabras. Podemos confiar en Él.

Al ir acostumbrándome a vivir sola, pienso que Dios ha querido enseñarme un par de cosas. Creo que se está mostrando a Sí mismo… revelándome Su bondad. Ahora, más que en cualquier otro momento de mi vida, cuando las cosas suceden tan rápidamente que casi no me da tiempo a ajustarme a ellas… cuando me siento sola… cuando necesito un amigo… ahí está Él. Está en la soledad de mi departamento… solos Él y yo. Y me gusta.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Alejandra Torres. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso El texto bíblico ha sido extraído de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.