Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Poner la Otra Mejilla
.
Fotografía: Jason Stitt
La venganza es uno de los deseos más primitivos del ser humano. Es también un sentimiento que se recomienda evitar a quienes nos llamamos cristianos. Cristo se opuso terminantemente a retribuir castigo con castigo. En Lucas 6:28-30, nos aconseja: “. . .bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los maltratan. Si alguien te pega en una mejilla, vuélvele también la otra. Si alguien te quita la camisa, no le impidas que se lleve también tu capa.”

En Mateo 5:41 se nos dice: “Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilometro, llévasela dos.” Más adelante en Mateo 18:21, cuando Pedro le pregunta: “Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces?” Jesús le contestó: “No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces.”

Incluso la regla que a menudo citamos de Exodo, “ojo por ojo” (Exodo 21:23-25), significa menos que la aprobación de retribución como límite de una cantidad aceptable.

Esto nos debiera mostrar cuán en serio está Dios cuando clama venganza para sí mismo, no para nosotros. Pero muchos se quejan que el poner la otra mejilla hará que el mundo funcione perfectamente, pero no se puede aplicar a este mundo donde vive gente común y corriente.

Adivine, ¿qué? Cristo tenía razón –más de lo que podríamos imaginar en cuanto al desquite.

Menos Satisfechos

Un estudio* realizado por dos esconomistas –uno alemán y el otro holandés–, demostró que ese revanchismo no sólo es dañino para las perspectivas del mundo que viene, sino que lo daña a usted en éste. El estudio examinó la vida de 20.000 personas. Demostró que las personas vengativas ganan menos, pasan más tiempo desempleados, tienen menos amigos y se sienten menos satisfechas con su vida que aquellos que perdonan y olvidan las ofensas.

Piénselo y podrá ver por qué la venganza es contraproducente. La gente que está del lado del “desquite” está más enfocada en las cosas negativas. Si usted los desaira, ellos también lo harán. Si usted los hiere, ellos lo herirán, también –ojo por ojo, diente por diente. Puede que el desprecio haya sido involuntario o malinterpretado, pero la retribución es lo que viene a continuación. Además, ellos a menudo tratan de equilibrar las escalas de valores para su beneficio. La persona vengativa a menudo es menos probable que se preocupe de equilibrar sus favores cuando otra persona comparte galletas o donuts con ellos. Eso hace que las personas vengativas sean menos requeridas como empleados, amigos o simplemente para tenerlas cerca.

La persona que camina la milla o kilómetro extra, por otro lado, es más agradable de tener a nuestro lado. Parecen estar accesibles cuando usted necesita una mano o un favor. Son valorados–como amigos y empleados.

¿Quién permanece a nuestro lado cuando las cosas parecen ir mal?

No nos sorprendamos que el consejo de la Biblia funcione mejor –cuando pareciera que no. La sabiduría de Dios es más grande que la nuestra.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.