Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Mi Ancla
.
Fotografía: Sonya Etchison
Se me acercó para que lo ayudara en su tarea de Inglés, pero él fue quien realmente me ayudó a mí. La asignación era escribir un poema utilizando un símbolo. Escogió un ancla, y esta es la razón.

Había tomado malas decisiones recientemente, y lo habían descubierto. Antes que lo hicieran sus padres, la escuela y sus amigos ya lo sabían. Todos parecían tener una opinión de la verdad y cuál debería ser su castigo. Los chicos en la escuela tomaban partido por un lado o el otro. Algunos cuestionaban su integridad. Pero luego de leer el poema que escribió como tarea, supe lo que había en su corazón. Lo tituló, “Mi Ancla”:

Ancla de mi vida
sujétame a la tierra
cuando la vida se descontrole
y me circunde.

Cuando la vida me confunda,
Dios me sujetará.
Cuando deba escoger,
Dios me pondrá de rodillas.

Me ha dado amigos:
algunos fieles,
otros que me defienden
y llenan mi corazón.

Y junto a mis padres
leales y genuinos,
la fe es evidente para ellos,
y digo: gracias.


Ellos nos Necesitan

Su poema me recordó acerca de lo que más necesitan los adolescentes cuando se meten en problemas. No necesitan que se los grite. No necesitan que se les diga cuánta verguenza nos trae su conducta. No necesitan ser golpeados. No necesitan que les digamos cuán estúpidos son. Lo que necesitan ellos es a nosotros para que junto a Dios podamos ser como un ancla.

¿Cuál es la función de un ancla? Tengo un amigo que capitanea barcos. Me ha dicho que cuando un barco es dejado en el puerto, no necesita un ancla porque está seguro atado al muelle. Pero cuando está en alta mar, el ancla puede convertirse, literalmente, en un salvavidas. El ancla estabiliza el barco en una tormenta. Evita que el viento lo lleve mar adentro.

Así ocurre con nuestros adolescentes. Necesitan que, como padres, “los estabilicemos” de manera que nuestro amor incondicional y nuestra aceptación sea algo absolutamente inmutable en sus vidas. Cuando nuestros jóvenes están enfrentando una tormenta es cuando más nos necesitan. Eso no significa que no habrá consecuencias. Pero las consecuencias necesitan ser respaldadas por el amor si deseamos que nuestros adolescentes también nos amen.

A propósito, este jovencito se sacó una “A” por su poema. Pero más que eso, su vida cambió.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Nancy Canwell. Derechos © 2012 de
GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.