Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Mapa Rutero de la Biblia
.
Fotografía: Dreamstime
Hace poco, Mark y yo viajamos desde Iowa hacia Alabama para asistir a la boda de nuestro hijo. Nos sentíamos emocionados por el viaje, ya que estaríamos abarcando siete Estados del país hasta llegar al hogar de nuestra nuera. Durante los días que duró nuestro viaje, tuvimos tres experiencias de aprendizaje que nos sirvieron como grandes ejemplos para la vida.

La primera lección la aprendí en nuestro propio Estado. Habíamos dicho que si nos perdíamos seguro que sería en St. Louis o tal vez en Nashville. Pero para nuestra sorpresa, nos perdimos antes de siquiera abandonar Iowa. Quizás nos sentíamos demasiado seguros por las rutas cercanas a nuestro hogar. O tal vez no estábamos poniendo tanta atención como debíamos. Cualquiera haya sido la razón, allí estábamos, a un costado de la carretera con el mapa en la mano para ver dónde íbamos y dónde deberíamos estar. No fue un gran error y, afortunadamente, lo descubrimos a tiempo. Sin embargo, nos hizo darnos cuenta que ya sea que estemos de viaje por la carretera o a través de la vida, nunca deberíamos sentirnos tan seguros de no perdernos en el camino. Nuestra confianza puede hacer que no estemos atentos a las señalizaciones del camino que están allí precisamente para que las veamos.

Luego, nos perdimos en un territorio desconocido. Conducíamos por una ciudad y luego de detenernos varias veces innecesariamente, descubrimos que habíamos estado girando por el mismo lugar. Eso es sumamente innusual en Mark que posee un sentido de la orientación realmente notable. En cuanto a mí, si el sol no está saliendo o poniéndose, estoy en problemas. Soy una persona que necesita cierto tipo de direcciones para lograr orientarse. Desafortunadamente, en una zona poco familiar, no teníamos ese tipo de señales para guiarnos. Así que estuvimos dando vueltas por la misma zona. Estábamos seguros de estar yendo en la dirección equivocada, pero el letrero nos anunciaba que íbamos bien. Incapaces de deshacernos de nuestro instinto, tratamos de hacer coincidir las instrucciones del mapa y asegurarnos de estar en lo correcto. ¿Por qué sentíamos que dábamos vueltas en un mismo lugar? No lo sé. Pero el confiar finalmente en las señalizaciones nos hizo llegar a nuestro destino. Si hubiéramos pensado que nuestros propios instintos eran los correctos, nos habríamos perdido.

No Podíamos Ver

Casi llegando a la parte final de nuestro viaje a Alabama, lo pasamos bajo oscuridad y lluvia. De modo que no podíamos ver nada del camino que teníamos frente a nosotros. No sabíamos que al costado habían grandes precipicios. Notábamos que habíamos alcanzado la parte montañosa porque sentíamos silbar nuestros oídos, pero nuestros ojos no dijeron nada. Todo lo que veíamos era lluvia y oscuridad. Nos manteníamos sólo prestando atención a las señalizaciones de la carretera hasta alcanzar nuestro destino, y ni siquiera advertíamos que existiera algún peligro.

Nuestra tercera lección la tuvimos en el viaje de regreso –a la luz del día. No fue que no hayamos visto por qué camino andábamo ni que nos diéramos cuenta que desviándonos de una forma u otra de la ruta designada, nos habría llevado a un camino desconocido y peligroso.

En nuestro viaje espiritual es crítico que en nuestra vida confiemos en el mapa rutero de la Biblia, de manera que aunque andemos en oscuridad y no podamos ver más allá del momento que atravesamos, seguiremos en el camino correcto. Muchas veces no tenemos idea del peligro del cual hemos escapado porque nuestra vista no lo detectó.

Un día, cuando nos encontremos con el Señor y despliegue los detalles de nuestro viaje espiritual, sabremos cuán perdurable y constante ha sido Él como compañero de viaje “…aun allí tu mano me guiaría, ¡me sostendría tu mano derecha!” (Salmos 139:10).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.