Home > Archives > La Biblia Dice >
.
“Es Imposible que lo Haga”
.
Fotografía: Chris Schmid
Sólo las tenemos cada cuatro años. Son las Olimpíadas, un acontecimiento que, si lo observamos bien, puede ser bastante polémico, emocionante e inspirador. No me di cuenta que al cambiar de canal buscando el noticiero aquella noche de agosto, sería testigo de un acontecimiento histórico.

Era la carrera de relevo estilo libre de hombres durante las Olimpíadas de verano de 2008. Los equipos de los Estados Unidos y de Francia iban muy parejos. Durante una entrevista que se realizó temprano aquel día, el equipo francés prometió vencer a los Estados Unidos, pero hasta ese momento habían logrado mantener la delantera.

Cuando los primeros nadadores llegaron a la pared, empataron al otro equipo golpe tras golpe. Cuando el segundo grupo de nadadores llegó al agua, Estados Unidos luchó fuerte y logró una pequeña ventaja sobre el tercer nadador. Cuando el cuarto nadador hizo su entrada al agua, logró adelantar casi la longitud de un cuerpo detrás del ganador francés y desde el primer segundo, pensé para mí mismo que era imposible que pudiera lograr el tiempo requerido para ganar. Era imposible que lo hiciera.

A cada segundo de mi frase “es imposible que lo haga”, aquel nadador nadaba más rápido. Momento tras momento acortaba más la distancia entre él y el nadador francés y mis “es imposible que lo haga” se convirtieron en “¡vamos! ¡Puedes hacerlo!” Y, ¿sabe, qué? Lo hizo.

Marca Mundial Superada

Ganó la competencia por ochenta y un fracciones de segundo. Y superó la marca mundial. Estados Unidos ganó la medalla de oro y Francia se fue a casa con su medalla de plata.

Hoy pensé en aquella competencia y me di cuenta que hago lo mismo conmigo. Es como repetir un mantra silencioso: “Es imposible que lo haga”. Hay ciertas cosas en las cuales ni procuro pensar porque ya me he convencido que no hay forma que lo pueda hacer. No hay manera que lo haga. Es imposible que lo logre. ¿Se ha encontrado usted en una situación similar?

Honestamente, ¿quiénes somos? ¿Quiénes somos para incitar a Dios? ¿Quiénes somos para limitar lo que Dios es capaz de hacer? Al decir “es imposible que lo haga” estamos afirmando que es difícil que Dios me ayude a lograr algo. No hay manera que Él siempre pueda estar cerca mío. No hay forma que me cuide y me proteja. Es imposible que me pueda amar a pesar de lo que he hecho.

Me gustaría recordarle –y también a mí mismo– que la Biblia nos asegura que, “con Dios nada es imposible” (Lucas 1:37). Dios no sólo hará lo que es mejor para nosotros, sino que nos animará a ganar la carrera. A veces nuestro débil primer balbuceo “tú puedes hacerlo” es murmurado por Dios. Con Él, ¡nada es imposible!

Hay días en que sigo diciéndome “es imposible que lo haga” –pero es realmente imposible limitar a Dios.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Maxine Young. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pausas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL © 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.