Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Amar es Escuchar
.
Foto: Stephen Coburn
“Escribo porque… necesito expresar mis pensamientos. Pareciera que nadie escucha cuando hablo.”

Aprendí grandes lecciones acerca de los alumnos de mis clases para adultos sobre escritura cuando leí sus primeras asignaciones: “Escribo porque…” Desconocidos compartieron verdades que jamás hubieran hecho en sus hogares.

A mis estudiantes les parecía que nadie los escuchaba realmente, cosa que es muy común. La comunicación significativa es rara entre esposos, entre padres e hijos y entre hermanos, aún en esta etapa de blogs, mensajes de texto y twittering.

“Escuche las conversaciones de nuestro mundo,” escribió el conocido psiquiatra Paul Tournier, “aquellas que se hablan entre las naciones y entre parejas. Son, en su mayoría, un diálogo entre mudos.”1

Sigue diciendo que “nadie puede tener una vida plena sin aquel sentimiento de ser comprendido por lo menos por una persona”. Sólo escuchando atenta e imparcialmente, podremos llegar a entender y a apreciar a otra persona. El lugar más importante para escuchar así es en la familia. Desafortunadamente, es en el hogar donde muchos cónyuges e hijos se sienten más solitarios.

Lo bueno es que con conocimiento, paciencia y práctica esta situación puede comenzar a mejorar en forma inmediata. No sucede de la noche a la mañana, pero el hecho de saber que a la gente le importa, ayudará a que se produzca.

He aquí algunas sugerencias:
  • No muestre impaciencia cuando una persona que necesita hablarle lo hace mientras usted esté realizando alguna actividad.  Si no puede dejar lo que está haciendo en ese momento, reconozca su pedido diciéndole: “Quiero escucharte. ¿Puedes esperar a que termine? Podemos buscar un lugar tranquilo.” Hágalo lo antes posible.
  • No presuma saber lo que la persona quiere decirle o tratar de apurar el proceso. Mientras más personal sea el tópico, más difícil es que algunas personas logren expresarlo.
  • Recuerde, la persona que habla tal vez no desea su opinión o una solución. Puede que sólo desee sacar fuera lo que está presionando su mente.
  • Escuche activamente. Mantenga el contacto visual. Haga preguntas relacionadas con lo que escucha. Evite dar respuestas apresuradas. No critique. No interrumpa con sus propios pensamientos o historias.
  • Sea un oyente “cuidadoso”. Mantenga la confiabilidad a menos que uno de los dos corra peligro. Permita que la persona que está hablándole sepa que usted respeta la confianza y que la apoyará pero que pondrá sobre aviso a las autoridades si corre peligro o si su vida se ve amenaza por ella misma o por otros.
  • Mangenga las puertas de la comunicación abiertas no importa cuán a menudo alguien se las cierre.
  • La cortesía y el respeto son esenciales.
  • Reconozca cuándo se necesita la ayuda de un profesional.
Si usted es alguien a quien se ha descuidado o ignorado, haga como uno de mis estudiantes –torne sus sentimientos negativos en acciones positivas. Sus pensamientos y sentimientos son importantes. Reúna valor. Reafírmelo al utilizar un lenguaje amoroso e imparcial. Escuche y espere ser escuchado. Y recuerde: Dios siempre escucha.2

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Lois Pecce. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pautas de uso.

1 To Understand Each Other, Paul Tournier, John Knox Press, Atlanta, GA 1962, 1967
2 1 Peter 5:7



SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.