Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Lecciones Aprendidas
.
Fotografía: Dreamstime
La recesión actual se ha encendido como combustible cerrando tiendas, empresas, llevando a paros masivos indefinidos, cortando servicios y subiendo la tasa de desempleo a un 8,5% –la más alta cifra habida en los últimos 25 años. A la fecha, un 5.1 millón de trabajos han sido descartados desde el año 2008.

Aparejada a estas crueles estadísticas, está la aprensión que se extiende por muchos sectores de la economía. Los empleados en general se preguntan si tendrán sus trabajos el día de mañana. Realizan sus funciones con temor e inquietud, esperando que les caiga encima el otro zapato.

Perder el trabajo a cualquier edad es una experiencia traumática.

A los 21 años de edad llegué a ser mesera en un café de moda en la ciudad de Sacramento. Servir sandwiches y bebidas alcohólicas al gentío durante el almuerzo no sólo era divertido, sino que llenaba mis bolsillos de billetes. Dos semanas después, mi empleador me llamó a un lado, y me dijo: “Debemos pedirte que te vayas.” Un filo de acero pareció bajar por mi garganta mientras las lágrimas brotaban de mis ojos. “Pero… ¿por qué?” Balbuceé. Con mucha serenidad, ella contestó: “Afirmas el menu muy cerca de tu cara cuando tomas las órdenes de los clientes.” Sin habla, me dirigí hacia la puerta de calle y comencé a buscar otro trabajo.

A mis 40 años, sucedió de nuevo. Llegaron rumores que habría un despido gigantesco en la planta industrial donde yo trabajaba. El precio de los chip para computadoras a nivel mundial había caído considerablemente. La ansiedad y el temor se sentían en el aire hasta aquella fría mañana de diciembre, tres semanas antes de Navidad, cuando 100 de los empleados que trabajábamos allí recibieron su finiquito.

La última vez fue en mis 50 años, mientras me desempeñaba en un cargo de salud pública que era extremadamente complejo y demandante. Herida y enfurecida, me envolvió un sentimiento de pesar al tomarme totalmente desprevenida la pésima evaluación que mi jefa hizo de mí. Se me pedía que renunciara, pero me permitirían quedarme allí un par de meses mientras encontraba trabajo. Al tratar de responder, el sonido que salió de mi garganta no era mi voz. Aturdida, me fui a casa. Esa noche no pude ni comer ni dormir.

Valiosas Lecciones Aprendidas

A través de esos momentos desagradables en mi vida, aprendí estas valiosas lecciones:
  • El despido de un trabajo no disminuye ni una pizca su valor como persona. Usted sigue siendo valorado y precioso a los ojos de Dios. El Señor lo creó y envió a Su hijo a morir por usted. Usted es muy especial para Dios.
  • Siempre mantenga al día su currículo –en caso de lo que necesitara.
  • Mantenga sus deudas al mínimo y deposite regularmente dinero en un fondo de reserva. Haciendo esto usted puede vivir sin problemas con el seguro de desempleo si llegara a necesitarlo.
  • Céntrese haciendo lo mejor que pueda. No se desvíe debido a las opiniones que los demás puedan tener de usted, sean correctas o erradas. Sobresalga en su trabajo y los demás se verán forzados a notarlo, tarde o temprano.
  • No hable mal ni haga comentarios relacionados al despido acerca de su jefe o de cualquier otro empleado. Si usted ha sido juzgado mal, ¡levántese y siga adelante! Que su enfoque sea hacer siempre lo mejor según sus posibilidades.
  • Permita que Dios le reivindique. Con el paso del tiempo, su excelente trabajo llegará a ser obvio para los demás. Su jefe no podrá ignorarlo.
Sorprendentemente, mi último despido fue revertido completamente. Mi jefa se acercó a mí y me pidió disculpas. Admitió haber estado equivocada y haberme juzgado mal. Alabó mi trabajo y me pidió que siguiera en mi puesto.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.