Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Su Ciudad
.
Foto: Elena Elisseeva
La gente camina en todas direcciones: hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, niños… todos caminan con un propósito… (¿o no?)

Hay gente de todos los colores… de piel blanca, morena, rubios, cobrizos, de pelo oscuro. Gente de todas las nacionalidades con acentos diferentes (y uno que reconozco entre miles de voces).

Hay gente con rostros serios, pensativos… mujeres elegantes, hombres de traje y corbata… oficinistas, secretarias, jefes, subalternos.

Jóvenes riendo, caminando livianos sobre sus tennis shoes. Jóvenes cómodamente enfundados en sus jeans que lucen rajaduras como queriendo darle una bofetada a todo lo establecido, a todo lo correcto. Jóvenes alegres… vibrantes.

Es su ciudad… llena de gente de mil colores y de mil acentos que caminan, que cruzan calles, que esperan en las esquinas, que se suben al subway, que bajan de un taxi.

La Otra Cara

Pero ésa es la mejor cara de su ciudad. ¿Ha visto la otra? ¿Se ha detenido a escuchar sus gemidos? ¿A oír ese lamento ciudadano que se extiende por todas partes? Cuando se cruza con un joven de mirada extraviada y no hace nada por él… ¡es su ciudad la que llora! ¿Se ha puesto a pensar en ello?

Tal vez ya sea costumbre para usted caminar lado a lado con Juan, el muchacho que se droga con aerosol en la esquina de su barrio. ¡Casi le pisa los talones y usted no se ha acercado a él! O justo cuando dobla la esquina se cruza con el abuelo que vive bajo el puente y que recorre todos los días las cuadras cercanas a su casa para mendigar un pedazo de pan, una sopa caliente... una palabra de esperanza.

Claro, comprendo… usted está demasiado ocupado en los quehareces de la iglesia anunciando el himno del culto del sábado, ayudando a preparar el programa especial de la Sociedad de Jóvenes para el 4 de julio… En la calle hay demasiado ruido como para salir a ayudar… hay mucha maldad… hace mucho frío… hace mucho calor… no somos del mundo…

Quiero que sepa que si usted no escucha el clamor de su ciudad, otros lo harán. De hecho, ¡ya lo están haciendo! Hay millones de organizaciones que se están compadeciendo de nuestras ciudades y están haciendo la diferencia en este mundo.

Pero usted conoce el Camino, dice conocer al que puede ayudarlos… Entonces, ¿cuándo despertará de su sueño?

“De las regiones más lejanas yo los llamé a mi servicio; los elegí, y no los he rechazado. Por tanto, no tengan miedo, pues yo soy su Dios y estoy con ustedes. Mi mano victoriosa les dará fuerza y ayuda; mi mano victoriosa siempre les dará su apoyo” (Isaías 41:9-10).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Chari Torres. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL © 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.