Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Contentamiento en Sus Brazos
.
Fotografía: Dreamstime
Mientras aquel día esperaba mi turno para subir a ver a una amiga en el hospital, noté que otra familia también esperaba al igual que yo. Subían dos o tres personas por vez durante unos 15 minutos más o menos y bajaban para permitir que otro grupo pudiera subir a visitar a su ser querido.

Una pareja tenía dos niñas pequeñas.  Si no hubiera puesto atención, jamás lo habría sabido. Las pequeñitas se comportaban asombrosamente bien. La mayor tenía unos tres años de edad, mientras que la más chiquita no tendría más de 18 meses. No se peleaban por sus juguetes o por cual de las dos se sentaba al lado de papá. Tampoco corrían por el lugar. Cuando una bolsita de papas fritas captó la atención de la mayor, le pidió a su padre que se la comprara, señalándola con sus deditos. Su padre gentilmente le dijo que no, que no podía comprarla en ese momento.

Me sorprendió comprobar lo que sucedió después. La niña no respondió con pucheros, ni llorando ni teniendo una rabieta. Escuchó la respuesta de su padre y eso le bastó. Tal vez sabía que su padre se la compraría, eventualmente; pero no en ese momento. La menor nunca se soltó de los brazos de su padre. Prestaba atención a todo lo que estaba pasando, pero estaba contenta, observándolo todo desde los seguros brazos de su padre.

Recuerdo haberme preguntado si las niñas se sentirían bien, porque eran muy diferentes a cualquier otro niño que jamás yo haya visto. Me reí por lo necio del pensamiento –los niños que se comportan bien son raros porque lucen extraños– pero desafortunadamente ese fue mi primer pensamiento aquel día.

Mientras meditaba un poco más acerca de esas niñas, otra idea vino a mí –¿no se supone que nosotros seamos como esas niñas?

Contentamiento en Sus Brazos

¿No se supone que estemos contentos en los brazos de nuestro Padre celestial, obedeciendo Su palabra y haciendo Su voluntad, sabiendo que Él jamás nos guiraría mal? ¿No deberíamos confiar en que si ponemos nuestra vida en las manos de Dios, todo estará bien? Filipenses 4:19 vino a mi mente: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” El texto bíblico no dice que solamente algunas necesidades serán suplidas, no dice que suplirá cinco necesidades por día, dice que Él suplirá todas nuestras necesidades. Dios suplirá cada una de las necesidades que tengamos, según Su riqueza.

Tal vez haya un día en que alguien lo observe y se pregunte si se siente bien debido a que usted maneja la situación de una forma en que jamás lo ha visto.

Cuando usted tiene la certeza de que Su padre celestial se preocupa por usted, no hay necesidad de estresarse por nada.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
_____________________________

Por Maxine Young. Derechos © 2012 de
GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.