Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Carta en el Atico
.
Fotografía: Dreamstime
Un día, una niñita que se encontraba registrando el ático de su casa, encontró una carta en el fondo de un baúl. La familia se había mudado a esa comunidad hacía ya varios años, y la madre le había escrito esa carta a una de las iglesias locales. Pero no llegó a enviarla, y terminó arrumbada en el baúl.

La niña leyó la carta y, luego, muy entusiasmada, se apresuró a bajar, llamando a gritos a su madre: “¡Mamá, encontré tu religión en el baúl!”

Alguna vez, en cierto lugar, aquella madre había tenido interés en las cosas espirituales y había pedido integrarse a esa iglesia en particular, pero se descuidó en llevar a cabo su deseo hasta el final. Así que esa niñita se sorprendió mucho al descubrir accidentalmente la religión de su madre en el fondo de un baúl.

Hay una lección en esta historia para cada uno de nosotros. Tenemos nuestra religión escondida en un baúl lleno de telarañas y en el último rincón del ático, o el mundo puede verla no sólo a través de nuestra asistencia a la iglesia, sino en la manera en que vivimos cada día.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por C.L. Paddock. Reimpreso con el permiso de Signs of the Times (Señales de los Tiempos), octubre, 2008. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.