Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
La Verdad con Amor
.
Fotografía: Dreamstime
A veces estamos tan ocupados en tratar de impedir que nos sucedan cosas malas que perdemos oportunidades increíblemente buenas para crecer y avanzar en nuestra vida. Cuando nos detenemos para conversar seriamente ante una enfermedad terminal, todos ganamos.

¿Cuáles son las cosas que deben considerar aquellos que tienen que continuar o terminar un tratamiento médico, y qué necesitan en su vida? No estoy muy segura de cómo sería para cada individuo, y no tengo ninguna experiencia personal en ello; pero hay muchas personas que han debido transitar esa ruta y de los cuales podemos aprender.

Cuando nos vemos enfrentados a un cáncer recurrente, no es que se haga más fácil que la primera vez. Las emociones comunes que expresa la gente es pena, desconfianza, rabia y fatiga. La aflicción proviene del impacto de volver a pasar por lo que creía superado y tener que continuar con su vida cotidiana. Las personas a menudo dudan de la efectividad del tratamiento pasado y del juicio que hicieron anteriormente. La rabia es común y razonable. La rabia puede estar dirigida hacia el médico por no haber sido capaz de detener el cáncer la primera vez  o tal vez se pregunten por qué debieron sufrir los efectos secundarios del tratamiento para tener que sufrirlos de nuevo. ¿Enfrentando un cáncer nuevamente? Todas estas emociones son normales.

Las oportunidades para hablar de estas emociones y de ayudar a alguien a procesar las decisiones que debe tomar, es un don. Generalmente asumimos que la persona “no quiere hablar de ello” o que alguien más la estará apoyando. Pero a menos que nos preguntemos, “¿cómo puedo ayudarlo en este momento?”, nunca lo sabremos.

Propósito y Significado

Las personas quieren saber que han hecho la diferencia en el mundo o en la vida de alguien. Preguntándole: “¿Qué acontecimientos en la vida le han proporcionado mayor alegría?” e, incluso, “¿qué acontecimientos en la vida le han hecho arrepentirse de ellos?” abrirá la puerta para un importante procesamiento. Otra pregunta podría ser, “¿qué le ha dado propósito y significado a su vida?”

Cuando tiene que ver con el fin de una vida, el perdón es a menudo muy importante. Preguntar: “¿Cómo quiere ser recordado?” O, “¿Hay alguien que usted desee perdonar? ¿Qué le gustaría hacer al respecto?”, puede abrir la puerta hacia la curación.

Hacer las pases con la vida es muy importante. Considere estas preguntas: ¿Hay un último viaje que quisiera realizar para visitar a familiares, amigos o algún lugar especial donde quiera ir? ¿Qué valora más acerca de su bienestar físico o mental? ¿Existen circunstancias bajo las cuales usted se negaría o descontinuaría un tratamiento que quizás le prolongue la vida? ¿Cómo lo sabrían los demás? ¿Quién desea que tome las decisiones médicas cuando usted ya no pueda hacerlo?

Una amiga me dijo una vez: “Nosotros no debiéramos preguntarle a las personas cómo son, si no estamos dispuestos a permanecer junto a ellas y recoger los pedazos”. Hacer las preguntas correctas y estar disponibles hablando la verdad con amor, son dones inapreciables que podemos ofrecerle a los demás.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Susan E. Murray. Reimpreso con el permiso de Lake Union Herald, octubre de 2008. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.