Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Tierra Buena y Limpia
.
Fotografía: Darren Baker
Margaret Atwood, dice: “En la primavera, al final del día, usted debiera oler como tierra”. Margaret está en lo correcto. Cuando se disfruta a fondo de la primavera, es mucho más que ver sólo el pasto verde y las coloridas flores. Para disfrutar plenamente de la primavera necesitamos… ¡acogerla verdaderamente! Usted entiende, caminar descalzos por el jardín. Cavar hondo la tierra fresca con nuestras manos haciendo huecos para plantar tomates.Quitar la hierba seca y de rodillas plantar fresas, cebollas, tomates y maíz. Entonces, hacer despertar el aroma de la tierra aún más, humedeciéndola con el agua. ¡Ahhh… sí! La tierra.

Pasar tiempo entre la tierra buena no es solamente terapéutico para nosotros como individuos. Es especialmente beneficioso para los valores familiares. He aquí algunos ejemplos:

Jardinear/jugar en el jardín es una tremenda oportunidad para una conversación sin interrupciones. No se permite teléfonos celulares en el jardín.

Existen lecciones objetivas en lo profundo de la tierra. Por ejemplo; explique cómo las pequeñas semillas se potencian a sí mismas para producir tantos frutos. Pero deben tener el beneficio del sol, la bendición de la lluvia y de los nutrientes propios de la tierra. ¿Sucede igual con nosotros? Con el Hijo, el Espíritu Santo y la Palabra, nosotros también podemos producir muchos frutos.

Lecciones Objetivas

Busque hallar más lecciones objetivas en la naturaleza y el Creador con toda seguridad se las mostrará a usted y a su familia.

Tome nota de los sonidos alrededor de usted cuando trabaja en la tierra. De los pájaros, de las ranas, del sonido de las voces de cada uno de ellos.

El trabajo físico que proviene de trabajar la tierra, brinda sueños más placenteros. “El sueño del hombre trabajador es dulce.”

Huela el aroma de la tierra. Contrario a su reputación, la tierra tiene realmente un olor muy fresco y limpio (a menos que el gato llegara antes que yo, por supuesto).

Ore con sus hijos al plantar semillas, pidiendo la asociación de Dios en su jardín. Enfatice el privilegio de ser colega con el Creador.

Si no tiene un pedazo de terreno propio, ¡haga un esfuerzo de vez en cuando para visitar alguno cercano! O plante tomates de patio, o adquiera algunas plantas de interior. Un jardín de finas hierbas en la cocina es algo divertido y saludable.

Este año trate de acoger la primavera metiéndose en la tierra junto a sus hijos. ¡Se sentirá más limpio de lo que se sintió durante todo el invierno!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Gwen Scott Simmon. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.