Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Diez Oraciones Especiales
.
Foto: Christopher Futcher
Desde los primeros albores del tiempo los padres han estado procurando traspasar a su progenitura su fuerza y conocimiento espiritual. Este proceso siempre es largo y jamás ha sido fácil. Pero con perseverancia y las bendiciones de Dios, se puede lograr.

En su libro titulado The Stay-at-Home Mom, Donna Otto declara: “La única certeza que tengo del acceso a los corazones de mis hijos, es a través de la oración y del poder del Espíritu Santo”. La oración es, sin lugar a dudas, la fuente menos utilizada de poder disponible de los humanos. Desde el momento en que sus hijos nacen usted puede comenzar a utilizar las diez oraciones especiales que ponemos a continuación y que les acompañarán cada día de sus vidas haciendo un impacto poderoso en sus destinos. Aquí están, junto a las referencias bíblicas de apoyo:

Oraciones que orará por su(s) hijo(s):

1. Conocer a Cristo como su Salvador en los primeros años de vida. Deuteronomio 6:13

2. Ser sorprendido cuando haga algo malo. Salmos 119:71

3. Respetar a personas en autoridad. Romanos 13:1

4. Tener una actitud responsable en sus relaciones. Daniel 6:3

5. Alejarse de la pareja incorrecta y guardarse íntegramente para la correcta. 2 Cor. 6:14

6. Tener un corazón sincero y dispuesto para servir a Jesús. Romanos 12:1-2

7. Tener un corazón listo para el arrepentimiento. Salmos 51:1-3

8. Escoger honrar a los padres. Ephesians 6:1-2

9. Aprender y estar dispuesto a recibir corrección. Isaías 54:13

10. Vivir en el espíritu, no en la carne. Gálatas 5:16

Si usted ha estado utilizando estas u otras oraciones similares por su hijo por mucho tiempo y no ha obtenido respuesta, no se desanime. El Dr. David Smith, presidente de Union College en Lincoln, Nebraska, Estados Unidos, cree que no hay limitaciones en la oración. “Una vez hecha,” dice él, “cada oración permanece activa. Llenan de incienso las vasijas ante el trono de Dios. Cuando usted ora por alguien, la oración permanece viva, más allá de su propia vida”.

Finalmente, cada padre debe aceptar el hecho de que Dios, en su justicia, no obliga a nadie a escoger la vida sobre la muerte, aunque Dios es misericordioso y paciente, y desea que todos se arrepientan (2 Pedro 3:9). Es bueno confiar a su hijo a Dios cada día. De hecho, es la ÚNICA cosa segura que podemos hacer.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Brenda Dickerson. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.