Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
¿Desempleado?
.
Fotografía: K. Sutyagin
No hace mucho, luego de buscar durante semanas y de orar por ello, encontré un nuevo trabajo. Todos sabemos que esto no es nada garantizado. Es una bendición. Esto me llevó a pensar si es que Dios alguna vez ha estado desempleado.

Cuando nosotros, como seres humanos, atravesamos por problemas y desiluciones, enfermedades y dolor, a veces nos amargamos, nos entristecemos y nos enojamos. Algunas personas incluso culpan a Dios por sus desencantos. Es decir, despiden a Dios de sus vidas. Pero no tenemos que pasar por una situación negativa para hacerlo. Permítame decirle que es posible que aún cuando disfrutamos de una vida exitosa, podemos despedir a Dios. Es normal que un ser humano exitoso crea que Dios no es necesario. Cuando experimentamos estas situaciones en particular, podemos decir que Dios está desempleado.

Puede que desempleemos a Dios, pero Él se mantiene obrando misteriosamente en favor nuestro. En Salmos 12:14, David dijo que Dios no descansa ni duerme, siempre está cuidando de mí. Básicamente, Dios nos está diciendo lo siguiente: “Aunque tú me despidas yo seguiré obrando por ti, porque mi amor es mucho más grande que el problema por el cual estás atravesando”.  ¡Qué Dios increíble tenemos! Ha sido desempleado por nosotros, pero nunca deja de obrar.

Obrando en Usted

Otra forma de ver esto es sabiendo que Dios puede hacer más de lo que usted le pida o imagine. Efesios 3:20 dice que el poder de Dios está obrando en usted. Note que este versículo dice que es de acuerdo al poder que está obrando en usted. ¿Cómo obra el poder de Dios? Lo hace cuando usted camina en amor. El poder de Dios que obra en usted se hace presente cuando escoge perdonar a quienes lo han agraviado.  El poder de Dios obra en usted cuando se arrodilla ante Él con un corazón humillado. Él obra en usted cuando sirve a los demás, poniendo a un lado sus propias necesidades ante las de los otros.

Si mira por un momento a su alrededor se dará cuenta de ello; no importa por qué situación esté atravesando, siempre habrá alguien que la está pasando mucho peor que usted. Recuerde que Dios desea obrar en beneficio suyo para que llegue a ser una bendición para alguien más. Dios no sólo está obrando en usted y para usted sino que, además, ¡desea bendecirlo!

Estos son tiempos difíciles, pero usted debe recordar que Dios está preparando algo nuevo y mejor para usted. ¿Está, Dios, desempleado en su vida? ¿Lo ha despedido? ¿Lo recibiría de vuelta? Escoja hoy permitir que el poder de Dios obre en usted y a través de usted. Al permitirle que obre en su vida, experimentará la promesa que le hizo de bendecirlo. Él hará inmensurablemente más de lo que usted le pida o pueda imaginar.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Irving Santiago. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.