Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Espejos Rotos
.
Fotografía: Dreamstime
Entre las pertenencias que mi marido trajo cuando nos casamos hace casi 36 años, había ropa de cuando estaba en la escuela secundaria, artículos de un viaje misionero a Haití, equipos deportivos, sus discos de música preferida, su almohada de la niñez y un espejo de mano que perteneció a su abuela. El espejo ovalado de dos caras presentaba el reflejo normal en una de ellas y, en la otra, uno aumentado. Hemos tenido otros espejos en el cuarto de baño: un espejo con luces en las orillas, espejos de viaje y varios espejos para poner en la ducha –caprichos pasajeros en el asunto de los reflejos. Aprecio la firmeza y exactitud que el espejo de abuelita siempre nos ha brindado. Todavía utilizamos el espejo de mano.

El año pasado, mientras limpiaba el cuarto de baño, puse el espejo encima de algo que luego moví y se cayó al suelo.  Al levantarlo, me di cuenta que con el impacto se había roto el lado del reflejo aumentado. Desde luego que me entristecí al haber dañado algo que hemos valorado por tanto tiempo y, especialmente, desde que la abuela de mi marido murió.  Todavía podemos mirarnos a través de la cara rota del espejo, pero nunca tendremos una imagen completa –sólo fragmentos de nuestro rostro. Seguimos utilizando el espejo y rara vez advertimos la parte rota.

Tinajas de Greda Humanas

Cuando limpié la superficie del espejo esta semana, pensé que, como cristianos, somos como “espejos rotos”. Algunos de mis textos favoritos de la Escritura, vinieron a mi mente, como 1 Corintios 13:12 y 2 Corintios 4:7-11 –una amalgama de pobres reflexiones que nos ofrece el mundo presente, o el ser utilizados como tinajas de greda humanas.

Fui animada con la certeza de que mi Señor Jesús continúa utilizándome para Su servicio aunque a menudo le ofrezca a mi Maestro un reflejo bastante pobre de mí misma. Una de mis caras siempre “lucirá agrietada y rota” mientras viva en la tierra. Y en mi proceso de llegar a ser una fiel reflectora de Jesús, el lado del aumento debe estar roto antes de que pueda ser verdaderamente útil. Me maravillo al ver con lo que tiene que trabajar Dios con los reflectores que ha escogido. Sí, me alegro de mantener el viejo y roto espejo para recordar mis talentos y mi propósito en la vida. Cuando me miro en el espejo, veo signos de envejecimiento y desperfectos personales. Sin embargo, me gozo en la promesa de reflejar la gloria del Señor porque “…somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu”, 2 Corintios 3:18 (NVI).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Karen Spruill, M.A. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.