Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Loco de Amor
.
Fotografía: Jake Hellbach
¿Sabe cuánto desea Dios estar con usted? Él anhela pasar momentos con usted, compartir con usted y hacerlo crecer en su relación con Él. Al igual como en las relaciones terrenales, el desarrollo de una amistad con Dios requiere de tiempo y de unidad. Ahí es donde entra la parte suya. Usted necesita priorizar el tiempo y, francamente, Satanás se asegura de que le sea difícil hacerlo. Por lo menos, así es como me ocurre a mí. 

El mejor momento (y casi siempre, el único) para encontrarme con Dios, es a primera hora de la mañana, antes de que mi esposo y mis hijos despierten. Generalmente, cada día comienza con la alarma del reloj a las 5:00 a.m. que se contrapone a mi cuerpo aún adormecido. Mi cerebro tambaleante genera un millón de excusas aparentemente buenas para permanecer en la cama. En aquellos días en que las excusas ganan, me siento avergonzada, preguntándome cómo Dios puede soportar a una amiga tan infiel como yo.

Por éso es que me gustan tanto los capítulos cinco y seis del libro Cantares de la Biblia. Si usted piensa que este libro es sólo una gran historia de amor de Salomón y que se aplica nada más que a las relaciones románticas, piénselo de nuevo. Para obtener una perspectiva más fresca, intente leer los diálogos entre el Amado y su Amada como si fueran entre usted y Dios.

La Novedad se Alejó

Comenzando con el capítulo cinco, el Amado tiene un sueño que tal vez revela algunas de las debilidades de la relación con su Amada. Tal vez ellos hayan estado casados por algún tiempo, “la novedad” se alejó y ha crecido como una pequeña pereza en la relación.

En el sueño, ella está acostada en la cama y escucha a su Amante golpear la puerta, pero no va a abrir, exactamente. Él quería pasar un momento con ella, pero ella estaba llena de excusas. “Ya me he quitado la ropa; ¡cómo volver a vestirme! Ya me he lavado los pies; ¡cómo ensuciarlos de nuevo!” (Cantares 5:3). Cuando finalmente abre la puerta, él ya se ha ido y se llena de arrepentimiento. Ahora es ella quien lo sigue frenéticamente, lo busca y lo llama en vano.  Con un cambio obvio en su corazón, el Amado se pasa durante los versículos del 10 al 16, describiendo todas las cosas que ama acerca de su Amada. Ella se da cuenta que ha nacido un nuevo amor por él, esperando desesperadamente encontrarlo y hacer las pases. Finalmente, se reúnen en el versículo cuatro del capítulo seis. La descripción prodigiosa que el Amante hace de su Amada deja claro que no existe resentimiento de parte suya. Él aún sigue loco de amor por ella.

Me hace feliz saber que Dios aún sigue loco de amor por mí, no importa qué suceda. ¿Cómo podría tener excusas cuando un amor así toca a mi puerta?

“Con amor eterno te he amado; pore so te sigo con fidelidad…” (Jeremías 31:3).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Hannah Henry. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.