Home > Archives > La Biblia Dice >
.
¿Instinto Animal?
.
Fotografía: Anke Van Wyk
Si no hubiera sido por China, un perro de una granja argentina, un bebito recién nacido no hubiera sobrevivido. La madre biológica, una niña de 14 años de edad, la dejó abandonada en un campo, sin refugio, en una noche fría en que las temperaturas bajaron hasta los 37 grados.

No fue hasta que Fabio Anze, un granjero local, escuchó el doloroso llanto del bebito y se acercó a investigar de dónde provenía, descubriendo con asombro al protagonista de la increíble historia. El pequeño recién nacido estaba desnudo y sangrando debido a cortes y magulladuras superficiales junto a China y a sus pequeños cachorritos. Aparentemente, el bebito había sido arrastrado unos 50 pies por el maternal canino y dejado al calor de sus cuerpos durante las frías horas de esa noche.

Expertos en salud que examinaron al bebé luego de esa dura experiencia concuerdan con que habría muerto por la exposición al frío de no haber sido por el maternal cuidado de aquel perro. Muchos han especulado que ese acto de bondad fue simplemente el instinto de ese ciego y viejo animal de la granja. Prefiero creer que aquella demostración de bondad y compasión tiene orígenes más divinos.

Los Animales Obedecen los Mandatos de Dios


Sólo necesitamos escudriñar las páginas de la Escritura para ver cómo los animales obedecen los mandatos de Dios:

“…todos ellos, y todos los animales salvajes según sus especies, todos los animales domésticos según sus especies, todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie, toda ave según su especie y toda clase de pájaros y seres alados. Entraron, pues, con Noé al arca, de dos en dos, de todo ser en que había espíritu de vida. Los que entraron eran macho y hembra de cada especie, como le había mandado Dios; y Jehová le cerró la puerta” (Génesis 7:14-16).

Si atribuimos a la Biblia la veracidad de esta historia, emerge un pensamiento que nos hace reflexionar en la aptitud de Dios para comunicarse con el reino animal. La historia de Noé y de los animales nos dice que escucharon el mandato y lo obedecieron implícitamente.

¿Podría ser que este perro en Argentina estaba obedeciendo los mandatos de un Creador interesado en salvar a un bebito de una muerte inevitable? ¿Es posible que Aquel que creó a este perro tan maternal, se pudiera comunicar con él, también?

Una cosa sí es segura; si esto es verdad, ¡Dios es un increíble comunicador y un Creador con una asombrosa capacidad de amar!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de las versiones NUEVA VERSION INTERNACIONAL ®. 


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.