Home > Archives > La Biblia Dice >
.
¡Confundiendo al Diablo!
.
Fotografía: Kathy Wynn
Muchas personas tienen la idea que Satanás es una criatura tonta con cuernos, una cola puntiaguda vistiendo un traje rojo. Que el elemento primordial de la descripción de su trabajo es utilizar un azadón para cebar los fuegos del infierno y conseguir, tal vez, que la gente haga travesuras de vez en cuando.

La realidad, sin embargo, es que Satanás es una criatura sumamente inteligente, un ángel –para ser exacto–, que vivió en el cielo como el ángel más brillante de todos. Debido a su orgullo y al deseo de destronar a Dios, fue arrojado del cielo. Desafortunadamente, cuando lo hizo, se llevó su inteligencia con él. Por lo tanto, la descripción del trabajo que se auto-asignó es el de engañar a tantas personas como le sea posible, de manera que crean que Dios es injusto y nos alejemos del poder salvador de Jesús.

Las tácticas de Satanás a menudo nos causan confusión. Confusión acerca de nosotros mismos. Confusión acerca de quienes nos rodean y, a veces, confusión acerca de Dios. Pero, ¿se ha dado cuenta que nosotros tenemos el poder de confundir a Satanás?

Recientemente escuché decir a alguien que cuando alabamos a Dios mientras pasamos por dificultades, confundimos a Satanás. Es lógico pensar así. Después de todo, va contra nuestra naturaleza estar bajo el espíritu de la alabanza cuando sufrimos. Es decir, ¿quién pensaría en cantar en medio de una crisis? ¿Quién siente deseos de saltar de alegría cuando la depresión lo tiene sumido en su cama, cubriéndose la cabeza con las sábanas? Satanás es el rey de hacer sentir mal a la gente y es precisamente por éso que se confunde cuando comenzamos a alabar a Dios a pesar del dolor que estamos enfrentando.

Cantos y Palabras de Alabanza

Dios habita en la alabanza. Si acudimos a Él no solamente para que nos ayude sino para alabarlo, no sólo recibiremos esa ayuda sino que haremos que Satanás se rasque la cabeza. Cuando pienso en toda la confusión que debo sufrir a través de los engaños y mentiras de Satanás, siento satisfacción al comprobar que los cantos y palabras de alabanza a Dios lo dejarán abrumado.

Inténtelo. Puede parecer imposible en el momento de la prueba, pero inténtelo de todos modos. Alabar es muy fácil cuando todo marcha bien. Pero la alabanza que es elevada a Dios durante las dificultades, ¡es la más poderosa de todas!

Capacítese con tiempo. Escoja unos pocos cantos de alabanza y memorícelos. Hojee el himnario para encontrar algunos. Se sorprenderá al ver cuántos himnos se escribieron relacionados al tema de la dificultad, la tentación y el dolor.

Haga una búsqueda en la Biblia utilizando la palabra “alabanza” y escriba aquellos versículos que mejor se identifican con usted. Existen 800 lugares en la Biblia donde se habla de la alabanza. Por cada pedido que le haga a Dios, incluya una alabanza.

Mantenga un diario de gratitud y anote por lo menos una cosa por la cual esté agradecido en ese momento.

El Salmista, dice:

“¿Por qué voy a inquietarme? ¿Por qué me voy a angustiar? En Dios pondré mi esperanza y todavía lo alabaré. ¡Él es mi Salvador y mi Dios!”  (Salmos 42:5,6).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.