Home > Archives > La Biblia Dice >
.
¡Vida a la Venta!
.
Fotografía: Guy Sagi
Ian Usher vendía su vida –y no, no estaba bromeando. Lo hacía en serio. La vida se le había escapado de las manos a ese hombre australiano de 34 años de edad. Su esposa durante 12 años lo había dejado, tenía un trabajo que parecía un callejón sin salida y todo lo que podía vislumbrar era la melancolía que lo embargaba al ver la vida que llevaba. Ian decidió hacer algo radical.

Vendió su vida en un sitio de subasta de eBay. Vendió su casa, su coche, su moto acuática, sus muebles, su Jacuzzi, todo –inclusive, una lista con los nombres de todos sus amigos. El afortunado licitador tuvo ocasión –incluso– de vender el puesto del trabajo que tenía.

Eso sí, había hecho algunas advertencias de su venta. No vendió su identidad, ni su pasaporte, ni su ciudadanía australiana, ni cosas personales. Estos artículos estuvieron fuera del mercado, pero todo lo demás estaba incluído.

Me sentí intrigado por la decisión de este hombre de vender su vida. Cuando todo fue llevado a cabo, el precio final era de tan sólo $300.000 dólares, lo que apenas cubría el valor de su hermosa casa. Todo su trabajo, sus bienes materiales, todo por lo que él se había esforzado –ya no existía.

Cuando usted considera la realidad de lo que Ian cambió por el dinero que recibió, parece innecesario. Sin embargo, hay muchas personas como él que se venden a sí mismas a un plan de financiamiento. Ellos no reciben la cantidad que recibió Ian, pero deben pagarla durante toda la vida.

Se Esfuerzan y Trabajan para Llegar A la Cumbre

Ellos se esfuerzan y trabajan para llegar a la cumbre. De forma proverbial, cavan y rasguñan para obtener una tajada más de la vida.  ¿Y qué consiguen al final? ¡El mismo trato que los demás! Lea este versículo del libro de Eclesiastés:

“Acuérdate de tu creador antes que se rompa el cordón de plata y se quiebre la vasija de oro. . . y el espíritu volverá a Dios, que es quien lo dio”  (Eclesiastés 12:6-7).

Puede ser difícil contemplar tales asuntos, pero tarde o temprano todos tendremos que enfrentarnos con la verdad simple y profunda que nos asegura que la vida es bastante corta. Si lo único que logramos mientras estamos aquí es acumular unos pocos bienes materiales, la marca que dejemos cuando nos vayamos será mínima.

En el mismo libro, el rey Salomón nos aconseja que durante esta vida mantengamos una relación cercana con nuestro Creador. A Salomón le tomó la vida entera perseguir el método del “plan financiero” para finalmente reconocer esta simple verdad. Podemos hacerlo ahora. Es real, es auténtica y dura para siempre.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.