Home > Archives > La Biblia Dice >
.
¿Por Qué Creer?
.
Fotografía: Viola Joyner
Cuando usted conduce por su ciudad en época navideña, a menudo verá anuncios que proclaman el nacimiento de Jesús. Los más comunes, son: “Jesús es la Razón de la Celebración” o “Reciba a Cristo esta Navidad”.  Pero si usted vive en Washington, D.C., este año verá un tipo de anuncio diferente. Los letreros de los buses, dirán: “¿Para qué creer en Dios? Sea bueno por el sólo hecho de serlo.”1 Una organización denominada The American Humanist Association develó una campaña de $40.000 dólares en anuncios publicitarios durante este mes.

Hay un deseo en mi interior que me insta a poder caminar por las calles de Washington, D.C. y a todo el que lea el mensaje “¿Para qué creer en Dios?” en los ventanales de los buses, decirle por qué yo creo en Él. Creer en Dios me hace tener un comienzo fresco cada día. Y sé que cuando me equivoco, Él me perdonará porque murió para que yo no tuviera que hacerlo. Creer en Dios me hace enfrentar las dificultades diarias debido a que tengo un Amigo constante con el cual puedo hablar de cualquier tema. Creer en Dios me brinda la esperanza de un futuro mejor. De un futuro sin dolores físicos ni emocionales. Un futuro donde todo lo malo será transformado en bueno.

Tipo de Publicidad

Norteamérica no es el único país participando de este tipo de publicidad. En octubre pasado, la British Humanist Association anunció una campaña similar a la de los letreros en sus buses de Londres, que decía: “Es probable que Dios no exista. Deje de preocuparse y disfrute de la vida.”2

Algo en mi interior me hacía desear caminar por las calles de Londres y decirles a toda la gente que leyera ese anuncio: “¡No es verdad! ¡Dios existe y es POR ESO que disfruto de la vida!” Sé que hay un Dios porque no puedo negar el cambio que logró en la vida de mi padre cuando era una jovencita. Pude ver cómo vencía viejos hábitos y era transformado en un mejor ser humano –un hombre que Dios usó para llevar a miles de almas a Él. Yo sé que Dios existe porque no puedo negar la paz que sentí en medio de la angustia cuando vi morir a mi hermano de cáncer –una paz que me aseguró que estará descansando hasta que un día Dios lo levante de los muertos. Y no puedo negar la alegría que siento cuando leo algo en la Biblia que me dice exactamente lo que necesito escuchar ese día.

Aunque como cristianos no estamos de acuerdo con los anuncios que ponen en los buses, no debemos tratar de forzar a las personas para que crean en Jesús. Él no lo hace. Jesús dice, simplemente: “Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

Tal vez eso es lo que debamos hacer en esta Navidad. Quizá la mejor manera de demostrar lo que significa esta festividad es tocar la puerta. Tocar las puertas de los hogares donde hay necesidad de alimentos, de ropa u otra ayuda. Y tocar las puertas del corazón de un amigo, ofreciéndole compañerismo y un oído atento.

Tal vez imitar a Jesús sea la mejor manera para que los demás lo conozcan en esta Navidad.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a   Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________ 

Por Nancy Canwell. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.