Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Oro, Incienso…
.
Fotografía: Joel Calheiros
Por varios meses (prácticamente desde el 26 de diciembre pasado), mis hijos han estado anhelando y soñando con la Navidad. ¿Desean escuchar la historia del Niño Jesús y oír “Noche de Paz”? ¿Disfrutan con la idea de ser generosos? ¿Anteponen sus deseos en búsqueda del regalo perfecto para un niño necesitado? No, tristemente, no. De algún modo, mis pequeñitos han confundido el cumpleaños de Jesús como si fuera el propio, debido a que parecen pensar que ellos son quienes se merecen la mayoría de los regalos. Quizás mamá y papá, junto a sus seniles abuelos, ayudaron a crear esa horrible equivocación. Tal vez nuestra cultura comercializada cultuvó la pasión por los regalos. Quienquiera que sea el culpable, una cosa es verdad: Es tiempo de cambiar.

Así fue que empecé a buscar nuevos métodos para celebrar la Navidad en nuestro hogar. Intenté lograr un equilibrio entre la privación y la glotonería y, en medio de la inmensa cantidad de información en la red, descubrí un enfoque muy creador. El artículo de Trina Conner Schaetz, titulado “Begging for Myrrh” (Christian Parenting Today, invierno 2002, http://www.christianitytoday.com/cpt/2002/005/1.30.html, sugiere que al día siguiente de Nochebuena, abramos nuestros regalos recordando los que Jesús recibió de manos de los reyes magos. Limita en forma efectiva para que cada niño desee recibir tres regalos modestos en vez de una pila de ellos. Cada regalo refleja el simbolismo especial que hay en el oro, el incienso y la mirra.

Simbolismo

Debido a su gran valor, el regalo de oro de los magos representaba la realeza de Jesús. El regalo “oro” de su hijo debiera ser el más caro y el más deseado de todos. Su importancia simboliza lo que representa para su familia, así como el oro simbolizó a Jesús como el Rey de reyes y Señor de señores.

El incienso es conocido bíblicamente como el ingrediente que utilizaban en el tabernáculo. Simboliza nuestras oraciones, nuestra adoración y comunión con Dios. El regalo “incienso” debiera ser algo que ayude a su hijo a adorar y conocer más a Dios, algo que lo ayude a encontrarse con Él. Quizás un devocional, música cristiana o DVD, un diario de oración o un juego bíblico, todos ellos serían excelentes regalos “incienso”.

La mirra era utilizada comúnmente para aromatizar perfumes, aceites de ungüento y para embalsamar. Es interesante notar que Nicodemo utilizó la mirra al preparar el cuerpo de Jesús para su entierro (Juan 19:39-40). La mirra simboliza que Jesús nació para finalmente morir por nuestros pecados. El regalo “mirra” para su hijo puede incluir artículos que “unjan” su cuerpo. El autor del artículo sugiere cosas como jabones especiales, perfumes, colonias o lociones. Incluso artículos como espuma de baño, lazos para el cabello o maquillaje serían aplicables, también. Yo quizá quiera incluir una prenda necesaria –algo que sea indispensable llevar cada día.

Anhelo que llegue Navidad porque ahora puedo tener la oportunidad poderosa de limitar los deseos materiales de mis hijos y enseñarles lecciones acerca de Jesús.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Hannah Henry. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.