Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Feliz Navidad Caótica
.
Fotografía: Richard Nelson
Cada Navidad escuchamos noticias que nos muestran cómo somos los humanos y cómo está nuestra Tierra. Por ejemplo, el diario San Francisco Chronicle relató la historia de dos hombres en San Rafael, California, que se sintieron ofendidos por los regalos que se hicieron entre sí. Palabras airadas escalaron en una pelea que implicó hasta macetas volando por el aire. Ambos hombres fueron a dar al hospital.

El Victoria Colonist cubrió la historia de una mujer que fue detenida por golpear a un hombre con su árbol navideño. El incidente ocurrió porque el hombre se quejó del peso de regalos que él estaba llevando en sus brazos comparado al del árbol navideño que ella llevaba.

Enfrentémoslo: la Navidad puede ser caótica, caótica, caótica. Quizá usted nunca ha pensado que estas festividades sean las más caóticas del año, pero si usted espera que la versión original sea verdadera, entonces debe aceptar el caos de ella. Mientras que las tarjetas navideñas representan escenas de cuentos de hadas, de un pesebre anticuado y de un bebito silencioso, “sin llanto”, la historia verdadera registrada en Lucas 2 nos confronta con un misterio caótico que es mucho más sangre y establo que oropel y paz.

En el versículo 12, los ángeles le dicen a los pastores: “Esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.”

Note la “señal” que identifica a Jesús: Un bebé nacido en un establo, envuelto en harapos, acostado en un pesebre. Esta no es la natividad que usted ve en el mall de su ciudad. Nuestras réplicas están limpias. Pero la escena del establo no tenía líquido antibacterial ni lucía inmaculada.

Cuando aparecieron los pastores, no incrementaron el factor chic de la escena. Eran conocidos por su higiene. En aquellos días eran considerados inestables y sospechosos –tal vez comparados a los buhoneros de circo de hoy en día.

Pero el ángel nos dice que no fue una casualidad que Jesús naciera en medio del caos. La señal dada era que Jesús no fue un rey común y corriente. Esto era lo que debía guiar a los pastores: “Ustedes sabrán que es el Mesías porque se presentará en el lugar más caótico del planeta.”

Sin dinero. Sin Fiesta. Sin reporteros.

Shaun Dyer nos advierte: “Si cambiamos la historia de la Navidad –eliminando su naturaleza terrenal, el dolor y la lucha, podemos perdernos la verdad de un Dios que nos ama profundamente. El nacimiento de Jesús es el momento en que Dios vino a habitar entre nosotros, para unirse a nuestra lucha. Ahí radica la clave del misterio. Si Él hubiera venido como merecía, con su ropaje real, rodeado de nobleza, habría sido un Dios lejano. Pero lo que conozco de Él es que es un Dios presente e involucrado.”*

La historia de la Navidad son buenas noticias debido a que nosotros somos personas caóticas. Y pertenecemos a una iglesia caótica. A veces los jóvenes se van de ella debido al caos; usted comprende lo que digo: por la hipocresía, por el legalismo, por la insidia. Pero no todos los jóvenes desertan. Existen muchos de ellos que comprenden que la iglesia es un lugar complicado, pero siguen asistiendo de todos modos.

Y en medio del caos, escuchan la proclamación del ángel: “Estas son las buenas noticias de la Navidad: Dios acoge nuestro caos. Este niño llegará a su vida no importa cuán complicada esta sea. Esa es Su marca, Su señal, un regalo que se llama Jesús”.

A Jesús no le interesa cuán caótica sea nuestra vida. No se asusta por ello. Porque Él comenzó Su vida en una tierra desordenada, envuelto en harapos y acostado en un pesebre, y finalizó Su vida en el caos mismo, cubierto con harapos y clavado en una cruz.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________  

Por Karl Haffner. Porciones reimpresas con el permiso de North Pacific Union Conference Gleaner, diciembre de 2007. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pautas de uso.

*Shaun Dyer, “The Promise of Shalom: A Child is Born,” tal como fue citado en
www.zionbaptist.net/Sermons%202001/promise_of_shalom.htm.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.