Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Testimonio en Motocicleta
.
Foto: Lindsay Baronoskie
Me encontraba en camino de vuelta a casa aquella tarde cuando con el rabillo del ojo vi a un hombre que me adelantaba en su motocicleta. Mi esposo y yo somos miembros de la Asociación Cristiana de Motociclistas (CMA, sigla en inglés), así que le di más de una mirada cuando vi que iba sobre una Harley Davidson Antigua. ¡Qué hermosa motocicleta! 

Meses después vi la escena del accidente. El motociclista estaba tendido en la acera frente a Dunkin’Donuts y los metales retorcidos de su Harley estaban esparcidos a su alrededor. ¡Mi corazón comenzó a latir fuertemente! Me dirigí al estacionamiento de Dunkin’Donuts. Los motociclistas nos cuidamos mutuamente y allí estaba uno de mis hermanos de ese deporte, críticamente herido. No se movía.

Muy pronto llegaron la policía, los paramédicos y los bomberos. Yo observaba impotente como lo atendían. Un amigo mío que vio el accidente, me contó que el moticiclista había volando por el aire como un muñeco de trapo, haciendo un triple salto mortal. Su casco estaba partido por la mitad y los paramédicos trataban de cortar sus ropas.

El señor ya mayor que lo chocó explicaba que el sol lo había cegado momentáneamente. Mi corazón también tuvo compasión de él. “Debe sentirse atroz”, pensé.

Sabía que tenía que hacer algo y comencé a orar en silencio por el motociclista. “¡Que Dios tenga compasión de este hombre! ¡No lo dejes morir! ¡Sálvalo!”

Había sangre en la acera donde cayó el motociclista y lucía una gran hinchazón en la sien. Mi corazón latía mientras esperaba que la ambulancia se lo llevara al hospital.

Orar

Le pasé mi tarjeta de CMA con mi nombre y mi dirección a uno de los policías. Le dije que pertenecía a la Asociación Cristiana de Motociclistas y le pregunté si podría tener el nombre de la persona herida y su número de teléfono, prometiéndole orar por él. Me sorprendí que lo hiciera. Le di las gracias y me fui.

Cuando llegué a casa me di cuenta que estaba temblando. Me puse frente al computador y envié un correo electrónico haciendo una petición urgente a los demás miembros del CMA para unirnos en oración. Le pedí a Dios un milagro y que sanara a aquel hombre.

Llamé al número telefónico que me dio el policía y dejé un mensaje en el contestador de parte de los miembros del CMA, haciéndoles saber que estábamos orando por la persona accidentada. Dos días después, la madre del hombre herido me llamó. Lloraba mientras me daba las gracias por orar por su hijo mayor. Me dijo que por sus heridas no debería estar vivo, pero que debido a nuestras oraciones la hinchazón de la sien comenzó a desaparecer tan pronto como al día siguiente y que ya estaba listo para salir del hospital. Tenía una leve fractura en la pierna y una conmoción, pero Dios había contestado nuestras oraciones y le había salvado la vida.

Tres días después una pareja de amigos, mi marido y yo nos subimos a nuestras motocicletas para conocer personalmente al hombre herido. No podía creer que aquel era el mismo hombre que había visto tendido en la acera. Tuvimos la oportunidad de compartir nuestra fe con él. Le dijimos que Dios le había preservado la vida y que tenía un plan para él.

Mi esposo y yo también hemos estado en contacto con el hombre mayor que chocó al motociclista. Lo invitamos a él y a su amiga a cenar y compartimos nuestra fe con ellos. Su amiga comenzó a asistir a las reuniones de oración conmigo y a que invitara a Jesús a entrar en su vida. Dios nos pone en situaciones divinas. Todo lo que Él espera de nosotros es que seamos obedientes a Su llamado de compartir el amor de Jesús con aquellos que están esperando oírlo.

“Por eso… oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz” (Santiago 5:16).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Barbara Joy Hansen. Reimpreso con el permiso de Signs of the Times, mayo 2008. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.