Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Belleza en la Amistad
.
Foto: Edgard Rodriguez
Una de las cosas más difíciles acerca de mudarse a otra ciudad es encontrar nuevos amigos. Tratar de encontrar un lugar donde sentir que pertenecemos; un lugar que le haga experimentar la sensación de algo propio. Cuando mi esposo, mi hijo y yo nos mudamos hace poco más de un año, me sentía privilegiada al llegar a un lugar donde vive la familia de mi marido. Entre ellos estaba mi cuñada, que también era mi mejor amiga. No podía creer que íbamos a estar viviendo en el mismo pueblo. Nuestros hijitos pequeños podrían crecer para conocerse entre ellos y aprender a quererse.

Mi cuñada me había pedido que la acompañara a un estudio bíblico femenino que realizaban semanalmente. Fue emocionante ir y sentir que había entrado a un círculo de amigas en forma instantánea. Aprendí a apreciarlas y a quererlas cuando atravesé por momentos difíciles. Ellas me escribían notitas, me llamaban o me enviaban correos electrónicos con pensamientos inspiradores, oraban y me demostraban su amor. Fue tan hermoso tener ese tipo de apoyo, de mujer a mujer.

Con el paso de los meses, descubrí que algunas circunstancias hacían que no asistiera a los estudios bíblicos cada semana. Al principio era fácil debido a que me sentía muy cercana y era parte de la vida de ellas. Pero cuando los días se convirtieron en semanas y las semanas en meses, el vacío de no saber lo que estaba pasando realmente en la vida de aquellas amigas, se hizo mayor.

Un día, hablando con una amiga, decidí asistir regularmente a los estudios bíblicos. ¡Qué bendición tan grande fue aquella decisión!  Ellas eran aún más maravillosas que cuando me uní al grupo por primera vez y todas me aceptaron tal como lo hicieron al principio.

Compañera de Oración

Dios me bendijo más aún cuando mi compañera de oración era alguien a quien realmente deseaba conocer mejor, siendo una de las razones por las cuales comencé a asistir de nuevo al estudio. Descubrimos que ambas estábamos luchando con algunos de los mismos temas. ¡Estábamos felices de ser compañeras! ¡Qué bendición de Dios ha sido ella para mí!

La amistad es muy importante, muy valiosa y muy difícil de reemplazar. Saber que alguien está orando por usted es una maravillosa parte dentro del valor y del corage que me acompaña en el diario vivir. Las muchachas de este estudio bíblico representan una imagen de Dios: amorosas, acogedoras, abiertas y preocupadas por mí. Me di cuenta que Dios me llamó a apoyar a este grupo porque Él conoce mis necesidades. ¡Estoy feliz de que lo haya logrado en mí!

“Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos” (Juan 15:13).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Erika Gladden. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.