Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Viendo Claramente
.
Fotografía: Ken Hurst
Está bien, ¡me convencí! Necesito lentes. Más bien, necesito usar lentes.

Recuerdo cuando tuve mis primeros espejuelos hace un par de años. Me frustré. No me gustaba ponérmelos. Había llevado lentes durante toda mi vida y eran un fastidio para mí. Además, me faltaba paciencia para ajustar mis ojos a los bifocales. Así que me rendí.

“Puedo ver muy bien sin ellos,” le dije a mi amiga Sherrill. No me hacen tanta falta como para tener que soportarlos.”

“Te harán” –me contestó, simplemente.

“No creo” –pensé para mí misma.

Pero Sherrill tenía razón –no inmediatamente, claro. Permanecí en mi terquedad durante un tiempo, bisqueando al conducir por la noche y parpadeando profundamente al leer la letra pequeña. Finalmente, tuve que admitir que había llegado el momento.

El momento decisivo vino cuando busqué asistencia técnica para mi computadora y terminé escuchando una voz sugerente al otro lado de la línea telefónica ¡ofreciéndome su ayuda para otro tipo de asistencia no tan técnica! Disgustada, colgué y volví a marcar. Nuevamente me habló aquella voz sensual.

Un Pequeño Numerito

¡No puedo creerlo! Le contesté a la grabación. Decidí buscar el apoyo técnico a través del internet y contactarlos de esa forma. ¡Vaya si les reclamaría! ¿Cómo no se dieron cuenta que el número que estaban ofreciéndole a la gente era uno que los haría escuchar un mensaje que todavía resonaba en mis oídos? Busqué el número telefónico en ese sitio web y, para mi sorpresa, era el mismo que había estado utilizando. El único problema es que me había equivocado y en vez de poner un 8 puse un 6. ¡Ay, ay, ay!  Qué diferencia enorme puede hacer un pequeño numerito para conectarse con la persona que usted trata de localizar. ¡Qué imagen tan diferente se presenta ante nosotros cuando no logramos ver claramente!

Así que ahora reconozco que necesito lentes para ver con claridad lo que hago. Me doy cuenta, además, que necesito de la Palabra de Dios para que me ayude a tomar las decisiones correctas en mi vida y en mi caminar diario con Jesús. Qué diferencia puede realizar en mi vida una decisión si es que mi vista espiritual está turbia. La carencia de la Palabra de Dios en mi vida puede terminar por dirigirme a un destino inesperado. La Biblia proporciona la ayuda espiritual para tener una visión clara de cómo debe ser mi sendero.

“Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino” (Salmos 119:105).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.