Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Embarazo Adolescente
.
Foto: Norman Pogson
Cierta vez, unos amigos y yo hablábamos de las altas tasas de embarazo adolescente. Ellos se mostraron preocupados por ello. Les señalé que esas cifras estaban más bajas en los Estados Unidos de lo que estuvieron en el siglo XIX. 

“Eso es distinto,” dijeron, “Antes la gente se casaba más joven.”

Es distinto –y es igual. Las personas se casaban más jóvenes. y al poco tiempo comenzaban a tener hijos. El tener hijos era uno de los motivos principales del matrimonio. No podemos regresar a esa era.

Estar casados y convertirse en padres implica que alguien está listo para asumir responsabilidades de la adultez. Eso incluye ganar suficiente dinero para mantener un hogar y criar a los hijos. En el siglo XIX, los jóvenes norteamericanos podían hacerlo. Hoy, no.

El deseo que motivaba a los jóvenes a comenzar una familia por sí solos en aquellos tiempos, hoy está presente. Así es como nos creó Dios. También estableció que el sexo ocurriera dentro del matrimonio. “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo” declara Pablo en Efesios 5:31.

La diferencia entre la actualidad y el pasado no es que nosotros nos estemos casando más tarde. Mientras que en el siglo XIX los norteamericanos y pueblos de la era bíblica se casaban durante su adolescencia, en otras épocas la gente se casaba mucho mayor. En Europa, durante los siglos XVI y XVII, era común que hombres y mujeres se casaran alrededor de los treinta años de edad. Tomaba tiempo ahorrar lo suficiente para sacar adelante a una familia. (Esa fue una de las razones por las que muchos de ellos quisieron venir a América).

Hoy hemos divorciado la maternidad del matrimonio. Criar hijos fuera del matrimonio ya no es considerado extraordinario o vergonzoso. Los medios de comunicación celebran ser padres solteros. Nuestras escuelas facilitan el embarazo adolescente ofreciéndoles cuidado diario en los mismos establecimientos. El embarazo de chicas solteras es sólo un estilo de vida que se adopta. ¿Nos sorprende cuando las adolescentes actúan de acuerdo a las señales que se les ha dado?

Soluciones

Se pueden aplicar algunas buenas soluciones. La mejor de ellas es dar el ejemplo que usted desea que su hijo siga. Mantener el pacto de su unión matrimonial dentro de una relación de amor, es un poderoso ejemplo. Desafortunadamente, la mayoría de las adolescentes que se convierten en madres solteras, provienen de familias divididas o combinadas. Pasar tiempo con su hija adolescente involucrándose en su vida, es otra buena forma de evitar que se convierta en una madre soltera. Desafortunadamente la mayoría de los jóvenes llegan a ser padres cuando sufren la ausencia de los suyos o se inclinan a hacer lo mismo.

Cuando esto no se aplica, ¿qué solución queda? Entregarle a una adolescente en riesgo un patrón de la adultez que requiera evitar el embarazo. Muéstrele un futuro factible que ella pueda llegar a obtener. Hágale comprender que el evitar el embarazo adolescente es el camino hacia la independencia.

Los mandamientos de Dios existen por una razón. El mayor motivo es obedecerlos –restringirse sexualmente y no tener hijos fuera del matrimonio– porque la vida es más fácil para quienes obedecen las leyes de Dios.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Mark Lardas. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.