Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Persiguiendo un Sueño
.

Fotografía: Diana Hardin

Cuando Sammy se arranca y tengo que ir a buscarlo, generalmente no va muy lejos. Lo único que debo hacer es observar dónde está el grupo de personas más cercano, y ahí está él. Cuando Sammy me ve, corre hacia mí, moviendo su cola desenfrenadamente, como si dijera:  “¡Qué bueno! ¡Estás aquí! ¡Ahora tú también vas a jugar!” Luego, abro la puerta del carro y Sammy se mete de nuevo a la casa.

¿Qué es lo que hace que Sammy desee dejar la comodidad de su patio? En parte, estoy segura de que es hormonal –aunque creíamos que el doctor M. había arreglado ese problema durante su último control médico.  Pero debe haber algo en la perspectiva de un nuevo día y de un mundo completamente nuevo de aventuras esperando por él que causa tanta pasión en Sammy por las fugas. Tiene todo lo que desea en el traspatio –juguetes, alimento, agua, huesos escondidos secretamente y un gran ventanal para ver lo que sucede dentro de la casa. Pero eso no es suficiente para Sammy.

El profeta Elías fue perseguido por una reina malvada que trataba de matarlo y aunque él trataba de servir al Señor, las cosas no salían como lo esperaba. Se alejó a 200 millas de allí. Desalentado y abatido, la Biblia nos dice que se sentó bajo un árbol y oró deseando la muerte. En su lugar, un ángel del Señor vino y lo alimentó. Comió y se revitalizó, pero todavía se sentía abatido. Así que se durmió otra vez. El ángel vino por segunda vez y lo despertó, diciéndole que comiera y se levantara. Esta vez se levantó y caminó otras 40 millas hacia una cueva en medio de la montaña de Horab, donde pasó la noche.

¿Qué Haces Aquí?

“Más tarde, la palabra del Señor vino a él. –¿Qué haces aquí, Elías? –le preguntó. –Me consume mi amor por ti, Señor Dios Todopoderoso –respondió él–. Los israelitas han rechazado tu pacto, han derribado tus altares, y a tus profetas los han matado a filo de espada. Yo soy el único que ha quedado con vida, ¡y ahora quieren matarme a mí también!” (1 Reyes 19:9, 10).

¿Ha sentido alguna vez que el Señor le dice, “¿qué haces aquí?” ¿Ha sacado fuera aquellas historias que hablan de que nada ha salido como usted quería? Algunos días la vida parece reducirse a una mera sobrevivencia. Así le sucedió a Elías.

Tal vez se encuentre persiguiendo algún sueño de aventura y emociones, como Sammy, o tratando de que no lo maten mientras vaga por el campo de batalla de sus días, como le sucedió a Elías. Puede que se encuentre fuera de la pista. Yo sé que lo estoy. El punto es que el Señor siempre vendrá a buscarlo mientras vaga por caminos errados, como me sucede con Sammy. ¡Sólo asegúrese de no sentirse demasiado orgulloso como para no saltar del carro y regresar al hogar!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Diana Hardin. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.